Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO PINOCHET'

Duelo legal entre el alumno Jones y el profesor Nicholls

Los dos tienen el máximo grado que un abogado puede obtener en el Reino Unido, el llamado QC o Queen Counselor (abogado de la reina). Los dos se conocen. Uno de ellos, Alun Jones, que frisa los cincuenta años, ha sido alumno de su ahora rival, Clive Nicholls, de unos setenta años. Jones representa a la Fiscalía de la Corona (que actúa no como fiscal, sino como abogado de España en el caso), mientras que Nicholls defiende a Augusto Pinochet.El libro que las dos partes y el magistrado, Ronald Bartle, tienen como obra de consulta lleva como título el nombre del abogado que pide la extradición de Pinochet: Jones on Extradition. El terreno de la extradición moderna en el Reino Unido es un coto privado de Jones.

Al hablar ayer, este hombre, que acaba de pasar sus vacaciones en Jimena de la Frontera, en Cádiz, y que suele llegar a la sala como el estudiante que da un repaso a sus apuntes hasta el minuto antes del examen, no hizo concesiones.

Le dijo al magistrado Bartle lo que debía hacer, no tanto como defensor de España, sino como el experto de extradición por antonomasia. En cierto modo, Jones se la ha jugado, quizá convencido de que el magistrado Bartle va a fallar a favor de la extradición.

El tiempo -una vez terminado el juicio, se anunciará la decisión a mediados de octubre- dirá si su apuesta estaba justificada.

Nicholls, de pelo blanco, suele ir en este caso de pobre apaleado; su voz emite una especie de cacareo por discurso, a todas luces en desventaja con el verbo y la pose de su alumno. Si Jones nunca abandona la intención de persuadir, aun cuando suele ser duro, Nicholls se limita a exponer sus razonamientos. La persuasión no es su negocio; la decisión es el negociado del magistrado.

Falta en este juicio de extradición la estrella: Clare Montgomery. La abogada de cuarenta años es la preferida de Pinochet, pero no es una experta en extradición. Por eso no está.

La sesión de hoy promete un largo cacareo de Nicholls donde denunciará que Pinochet, como dice la baronesa [Margaret] Thatcher, es un prisionero político en el Reino Unido, ya que todo el procedimiento se ha realizado, dice, por causas políticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 1999