Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Último y tardío homenaje a Raísa

Raísa Gorbachova, la esposa del primer y único presidente de la Unión Soviética, fue sepultada ayer en el monasterio de Novedévichi, en cuyo cementerio yacen muchos personajes ilustres de la historia rusa.El féretro, que durante todo el día del miércoles permaneció expuesto en la Fundación de Cultura Rusa para que la gente pudiera rendirle homenaje, fue trasladado en la mañana de ayer a la iglesia del monasterio, donde se celebró un oficio religioso según el rito cristiano ortodoxo. Una vez finalizada la liturgia, el ataúd con los restos de Raísa fue llevado a hombros hasta la tumba en la que se le dio sepultura. A medida que el féretro iba hundiéndose, Mijaíl Gorbachov lloraba desconsolado por la pérdida de quien fue su esposa durante más de 45 años. El ex presidente soviético y su hija Irina pasaron los dos últimos meses en Münster, ciudad alemana donde los médicos hicieron todo lo posible por salvar a Raísa, que falleció el lunes pasado, a los 67 años de edad.

Gorbachov, junto a su hija y sus dos nietas, recibió las condolencias de diversas personalidades, entre las que destacan el excanciller alemán Helmut Kohl; las esposas del canciller alemán, Gerhard Schröder, Doris, y del presidente ruso, Borís Yeltsin, Naína; los ex primeros ministros Yevgueni Primakov y Serguéi Stepashin, así como el presidente de Bielorrusia.La tumba tiene una simple placa de mármol con la inscripción "Raísa Maxímovna Gorbachova, 5-I-1932-20-IX-1999" y una fotografía suya. Mujer de carácter, Raísa ha sido, en realidad, la única primera dama al estilo occidental que Rusia ha tenido. Elegante y culta, poseía una gran influencia sobre su marido. Pero Raísa nunca pudo reponerse totalmente de los negros días que pasó prisionera en Forós, en agosto de 1991, cuando un grupo de altos funcionarios comunistas trató de derrocar a Gorbachov. Incomprendida en su patria, ahora que ha desaparecido los rusos le han mostrado estos días una admiración y un amor tardíos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1999