Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACCIDENTE

EL DELEGADO CONTRADICE LA VERSIÓN DE LOS CLAVARIOS Cepeda achaca a la negligencia de un aficionado la explosión de Catarroja y exime a la pirotecnia

El delegado de Gobierno en la Comunidad Valenciana, Carlos González Cepeda, eximió ayer de responsabilidades a la pirotecnia Arnal en la explosión que mató a un joven en Catarroja el pasado sábado. En conferencia de prensa, Cepeda utilizó ayer un informe técnico para desvelar que el material suministrado por Arnal era de alrededor de 16 kilos de petardos de clase tres, que, según ley, no exigen la presencia de un profesional en su uso. E insistió en que "un aficionado a la pólvora", detenido el pasado lunes y luego puesto en libertad, se ofreció a los festeros para controlar la despertà. La falta de vigilancia propició, supuestamente, que una chispa encendiera los petardos. Pero los festeros de El Cristo afirman que el "aficionado" era un enviado de un responsable de Arnal que habitualmente ha ayudado a la pirotecnia en distintas mascletaes celebradas en el pueblo. Asimismo aseguran que las carcasses, cuya combustión provocó la deflagración, eran un regalo de Arnal. Según su versión, ellos habían encargado cohetes, pero en Arnal no los tenían preparados y, para suplir el pedido, suministraron carcasses sin cobrárselas, aduciendo que eran mucho más efectivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1999