La investigación de Waco

El director del FBI ha solicitado a la fiscal general, Janet Reno, que nombre un equipo de investigación independiente para estudiar los errores cometidos por la agencia en sus informes al Congreso y a la propia fiscal, relativos a la explicación de su comportamiento en el sitio de Waco. Es la decisión correcta. Resultaría un chocante conflicto de intereses que el FBI y el Departamento de Justicia se investigaran a ellos mismos. (...)El objetivo es averiguar por qué el FBI no reveló a nadie que había usado gases lacrimógenos en el asalto. (...) El descubrimiento de la acción perjudica la credibilidad de la institución y resulta tremendamente embarazoso para Janet Reno, que durante seis años ha proclamado la ausencia de esos métodos. La incautación de una cinta confidencial de la agencia es prueba de su ira; 81 miembros de la secta davidiana murieron en el incendio que consumió sus instalaciones el 19 de abril de 1993. No existe evidencia de que los botes provocaran el incendio, comenzado según el Gobierno por los propios sitiados. Sin embargo, el mero hecho de la ocultación arroja dudas sobre la versión oficial. (...) La Cámara de Representantes también se siente engañada y planea encargar dos pesquisas. La decisión parece prematura y podría interferir con la investigación solicitada por el director del FBI. (...) Ante cualquier atisbo de encubrimiento, el Congreso puede solicitar sus propias audiencias. Pero en este momento, una investigación libre de altercados partidistas aparece como la mejor opción.

, 3 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de septiembre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50