GENTE

UN BUITRE DESPISTADO

En Aragón se suceden en los últimos días fenómenos excepcionales, tornados que arrasan más de medio millón de pinos y visitas insospechadas en el centro de Zaragoza. Ayer, sobre las once de la mañana, un polluelo de buitre, de más de dos metros de envergadura, aterrizó en el corazón de la ciudad ante el estupor y el susto de los vecinos. Nadie soñaba, el animal, asustado entre dos coches, emitía lamentos y un vecino avisó a los bomberos. Carlos Cristóbal, suboficial del cuerpo en Zaragoza, explicaba que era la primera vez que actuaban ante una emergencia semejante. Un bombero atrapó al animal y con ayuda de los técnicos de Medio Ambiente lo llevó al centro de recuperación de especies en la Alfranca. El veterinario Xabier González confirmaba que era un polluelo, que había nacido este año y que estaba completamente estresado. Los polluelos suelen despistarse en sus primeros vuelos y éste tuvo a bien aterrizar entre varios comercios y una entidad bancaria. Ahora el ejemplar se recupera hasta que pueda volver a volar en libertad. "Hace un tiempo nos llamó un vecino porque había una serpiente en su horno. No sólo era cierto, sino que era venenosa" explicaba Cristóbal. La serpiente y el buitre son las dos anécdotas que se anotan en el cuaderno de los Bomberos de Zaragoza.-, -

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de septiembre de 1999.

Se adhiere a los criterios de