Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mireya Moscoso asume la presidencia de Panamá para tomar el control del Canal

Mireya Moscoso, viuda del caudillo Arnulfo Arias, es desde ayer la primera mujer en llegar a la presidencia panameña. La toma de posesión, que estaba prevista por la mañana, comenzó con un retraso importante debido a que el acto anterior, la constitución de la Asamblea, tampoco se inició a su hora. Moscoso prometió instituir "un gobierno para los pobres" y administrar con "transparencia, eficacia y responsabilidad" el canal de Panamá, cuyo control recibirá su país de Estados Unidos a finales de año.

Más de 25.000 panameños esperaron más de tres horas en el nuevo Estadio Nacional de béisbol para ser testigos de la toma de posesión de Moscoso. A la ceremonia asistían también como testigos de excepción cuatro presidentes latinoamericanos, entre ellos, el de Venezuela, Hugo Chávez, que fue muy aclamado por la multitud, y el príncipe Felipe, en representación de España.En su alocución, dominada por palabras como "pueblo", "nación" y "pobreza", Moscoso se comprometió a luchar contra la marginación y "la injusticia social". Tras una ronda de agradecimientos, Moscoso perfiló algunas de las medidas que pondrá en práctica en su Gobierno. Entre ellas, una revisión de las tarifas arancelarias, que fueron recortadas a los niveles más bajos de la región durante el mandato del presidente saliente, Ernesto Pérez Balladares; la supresión de la Sala Quinta de la Corte Suprema, que fue creada por su predecesor con el nombramiento de magistrados afines, y la reforma de la Administración pública, con especial énfasis en la de la Administración de justicia.

Asimismo, la presidenta dijo sentirse privilegiada por haber sido la elegida para recibir a finales de año la soberanía del Canal y su zona adyacente, administrada hasta ahora por EEUU. El nuevo Gobierno, dijo, estimulará la creación de un "centro multimodal de transporte" en la cuenca del Canal con el objeto de aprovechar las ventajas comparativas que ofrece la vía acuática.

Moscoso lanzó proclamas nacionalistas, junto con la advertencia de que Panamá exigirá la limpieza de los polígonos de tiro en las bases militares estadounidenses, algo que ha sido un foco de divergencias con Washington.

La mandataria prometió, finalmente, desempeñar su labor con eficacia y austeridad, y fomentar la "recuperación de los valores cívicos" en una sociedad en que se está viviendo una "crisis de valores".

La toma de posesión de la nueva presidenta tuvo que retrasarse por la lentitud con que se produjo la votación para elegir al presidente de la Asamblea. Tras varios tiras y afloja, el arnulfista Enrique Garrido fue proclamado presidente del Parlamento. Garrido es el primer indígena (de la etnia emberá) en ocupar el cargo de presidente de la Asamblea de Panamá.

Moscoso, de 53 años, sorprendió con su éxito electoral a propios y extraños en las elecciones presidenciales del pasado 2 de mayo. Los analistas indican que esta mujer supo cristalizar el descontento de los panameños causado por las medidas neoliberales del Gobierno de Ernesto Pérez Balladares y los escándalos de corrupción que salpicaron su Administración.

La nueva presidenta de Panamá hereda un país con un alto nivel de pobreza, que afecta al 40% de una población de 2,7 millones de habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 1999

Más información

  • La viuda del presidente Arias es la primera mujer al frente del país