Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecuador suspende durante un mes el pago de un tercio de su deuda

El presidente ecuatoriano, Jamil Mahuad, anunció ayer que su país aplazará por 30 días el pago de intereses de la deuda acogida al plan de reestructuración de 1995, conocido como Plan Brady, de unos 5.900 millones de dólares -cerca de un billón de pesetas- y cuyo vencimiento se produce el próximo sábado. Mahuad señaló que su país se acogerá a una cláusula del Plan Brady para diferir el pago de dichos bonos y que durante el mes de gracia se empeñará en reestructurar el total de la deuda exterior ecuatoriana, que supera los 16.000 millones de dólares (2,5 billones de pesetas)."Ecuador es el primer país en el mundo que está haciendo esto", afirmó Mahuad al insistir en que su estrategia cuenta con el apoyo de algunos Gobiernos acreedores, pero, sobre todo, de los organismos multilaterales de crédito, en especial, del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Gobierno ecuatoriano diferirá el pago de intereses a los bancos internacionales por los bonos Brady y cuya cuantía asciende a unos 96 millones de dólares (15.072 millones de pesetas). El jefe del Estado ecuatoriano indicó que dichos bonos fueron emitidos en 1995 como parte del plan de reestructuración de la deuda ecuatoriana, que entonces emprendió el Estado en base al Plan Brady, elaborado por el Gobierno de Estados Unidos.

El pago total de intereses y amortización de los créditos internacionales supondrá durante 1999 el 42% del presupuesto del Estado ecuatoriano (2.167 millones de dólares, 340.219 millones de pesetas), el índice más alto de América Latina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de agosto de 1999