Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS POLÍTICA EN CEUTA Y MELILLA

El Gobierno inscribe la entrevista que hoy tendrá Aznar con el rey de Marruecos en el terreno protocolario

El presidente del Gobierno, José María Aznar, se desplazará hoy a Marruecos para mantener una reunión oficial con el nuevo rey, Mohamed VI. Es el segundo encuentro de Aznar con el monarca alauí; la primera fue durante los funerales de Hassan II, anterior rey de Marruecos y padre de Mohamed.En La Moncloa hacen esfuerzos por encuadrar el viaje del presidente a Rabat en el ámbito del protocolo, aunque se produce días después de que el primer ministro marroquí, Abderramán Yussufi, afirmara que había que revisar los estatutos de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla,fronterizas con Marruecos. El portavoz gubernamental, Josep Piqué, afirmó que la reunión "había sido fijada con anterioridad".

Aznar será el primer líder europeo en visitar oficialmente al rey marroquí. El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Joaquín Almunia, calificó ayer en Almería de"buena decisión" el viaje y alabó la "inteligencia política" del presidente por visitar antes que otros dirigentes el país vecino, informó María José López Díaz. Almunia dijo también que el encuentro había sido apalabrado en una conversación mantenida durante el entierro de Hassan II, celebrado el 25 de julio pasado.

Almunia expresó su discrepancia con la propuesta de Yussufi sobre las ciudades autónomas, aunque mostró su respeto por la "labor ingente" que está desarrollando el socialista Yussufi para "democratizar" el país norteafricano, labor que parece querer reforzar el nuevo rey, según se desprende de sus primeros discursos y de la amnistía parcial de presos decretada nada más acceder al trono. El secretario general del PSOE se opuso a la revisión de los estatutos ceutí y melillense, y afirmó que el futuro de este contencioso ha de construirse "desde el diálogo, y no desde la confrontación".

Izquierda Unida, en cambio, pidió el sábado a Aznar que suspendiera su viaje a causa de la "grave injerencia" de Yussufi. "Las relaciones con Marruecos hay que aclararlas y el viaje se produce en un momento inoportuno", señaló el portavoz parlamentario de la coalición, Felipe Alcaraz, que extendió esta actitud "despistada" de Aznar al resto de su actividad política (en concreto, el caso Pinochet y la subida de las pensiones).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de agosto de 1999