Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cesc Gelabert lleva a Peralada su viaje coreográfico al mundo de Frank Zappa

El Balletto di Toscana protagoniza "Fountain of love"

La irresistible seducción que Frank Zappa ha ejercido sobre los coreógrafos contemporáneos ha llegado a Cesc Gelabert. El coreógrafo catalán propone un viaje al mundo del gran heterodoxo del rock a través de Fountain of love, un espectáculo creado para el Balletto di Toscana que, tras su estreno en Italia en la pasada primavera, llega esta noche al Festival de Peralada (Girona) en calidad de estreno español de la obra.

Un recorrido musical por el mundo de Frank Zappa. Una gira de una compañía de danza. El movimiento es el nexo que une la música del controvertido rockero estadounidense fallecido en 1993 con la última coreografía creada por Cesc Gelabert. Fountain of love es un viaje, con cuatro estaciones, siguiendo la gira de una compañía de danza que prepara la presentación de una coreografía sobre una pieza de Zappa, Outrage at Valdez, extraída del disco The yellow shark. Así da forma el coreógrafo catalán a su última creación, un espectáculo en el que Gelabert explora la amplia y variada producción de un músico capaz de pasar del rock más radical a la composición de partituras de música seria llevadas al disco por Zubin Mehta y Pierre Boulez."En una ocasión utilicé la música de Frank Zappa para una breve coreografía, pero cuando el Balletto di Toscana me pidió que les creara un espectáculo, mi colaboradora Lydia Azzopardi me sugirió que me inspirara en este gran músico. Así surgió la idea de este espectáculo", explica Gelabert.

En Fountain of love, el coreógrafo recorre todo el espectro de géneros musicales con los que trabajó Zappa. "Quería mostrar a través de la obra la gran diversidad de su música. Como, por lo general, son piezas cortas y de signo muy diverso, me vi obligado a encontrar un hilo conductor para estructurar la coreografía. Así pensé en una gira de una compañía de danza, que he dividido en cuatro estaciones que corresponden a otros tantos momentos del día".

La primera de las secciones corresponde a la mañana, para la que Gelabert ha elegido la faceta más rockera y jazzística de Zappa. Le sigue la noche, donde aparece la cara de compositor serio del músico. La tercera, el mediodía, muestra la cara ácida, ácrata y antiestablishment de Zappa, para concluir en la cuarta y última, la representación del espectáculo que prepara la compañía, con temas que ilustran la excitación previa a un espectáculo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1999