Sarrià se convierte en un barrio de cines

El barrio barcelonés de Sarrià cuenta desde ayer con ocho nuevas salas de cine. El nuevo multicines Gran Sarrià (General Mitre, 38-44) está muy cerca del recién inaugurado Cinesa Diagonal con lo que la zona, que hace un mes no tenía ningún cine, ahora cuenta con 19 salas. Pedro Balañá, propietario de la empresa, cree que esta avalancha de salas "hará que el público se vaya consolidando en Sarrià a base de multicines". El multicines Gran Sarrià, con capacidad para 1.235 personas, proyectará películas comerciales como Matrix o Notting Hill, con las que se estrenó ayer. Sus salas tienen un aforo máximo de 269 plazas y mínimo de 90, y cuentan con el sistema de sonido y proyección más avanzado del mercado. A partir del 13 de septiembre, y a raíz del estreno del último filme de Kubrick, algunas de las películas se ofrecerán en doble versión: doblada y subtitulada. Balañá destacó otra novedad: "Se ha reducido el aforo inicial y se han puesto menos butacas, pero más grandes para que sean más cómodas". El empresario señaló que se proyectarán filmes doblados al catalán cuando así lo requiera la ley. Sin embargo, calificó de "error" el decreto del doblaje del cine en catalán que promueve la Generalitat y que ha quedado aplazado hasta el próximo año. "La gente no va al cine por decreto", afirmó. Balañá, que en diciembre cumplirá 75 años dedicados en su mayor parte al mundo del espectáculo, abogó por la proliferación de los multicines: "La sala que ofrece una sola película desaparecerá porque se tiende a que un cine tenga la oferta máxima ya que atrae a más espectadores". También aseguró que su empresa apostará por el teatro y aumentará el número de salas con los que cuenta actualmente. La empresa tiene otros proyectos en marcha: la remodelación de los cines Palacio Balañá y Urgel; la apertura de tres nuevas salas en el cine Bosque, y otro multicine con seis salas en el antiguo Central en la calle Aribau.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de agosto de 1999.