Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín y Champalimaud negocian modificar su alianza para eludir el veto del Gobierno de Lisboa

El Banco Santander Central Hispano (BSCH) y el grupo financiero portugués Champalimaud estudian la revisión de sus acuerdos para una alianza, vetados por el Gobierno luso y autorizados posteriormente por la Comisión Europea, con el fin de evitar un litigio en los tribunales comunitarios que sería perjudicial para ambas partes, según reconocieron fuentes españolas. Fuentes portuguesas aseguraron que el copresidente del BSCH Emilio Botín se reunió ayer en Lisboa con António Champalimaud para estudiar una nueva propuesta de alianza que podría haber sido ya presentada a las autoridades portuguesas.La reunión coincidió con un viaje imprevisto del ministro de Finanzas portugués, António Sousa Franco, a Madeira para departir con el primer ministro, António Guterres, de vacaciones en la isla. Tras su encuentro con el jefe del Gobierno, Sousa Franco explicó que mantuvo "una reunión normal de trabajo, sin cualquier emergencia o caso grave", y se negó a comentar si tenía algo que ver con el caso Champalimaud.

Las informaciones sobre la apertura de conversaciones entre los dos grupos financieros y el Gobierno de Lisboa se han intensificado desde que el jefe del Gobierno español, José María Aznar, y António Guterres, se reunieran hace una semana. Tanto el BSCH como António Champalimaud han reiterado en diversas ocasiones su disposición a dialogar con el Ejecutivo luso para buscar una salida negociada a un contencioso que acarrearía graves consecuencias al Gobierno frente a Bruselas y pondría en aprietos la actividad del primer banco español en el futuro. Por otro lado, el Ministerio de Finanzas ha respondido al recurso presentado por BSCH y Champalimaud al veto argumentando que éste se justifica en la supuesta violación del requisito de información previa a las autoridades, las dificultades para garantizar una supervisión adecuada del nuevo grupo, dado el oscuro entramado financiero del grupo Champalimaud y las deudas del financiero luso, que, según el pacto con el BSCH, admite pignorar el 27% de los activos de Mundial Confiança, mediante acciones del Banco Pinto & Sotto Mayor, en caso de tener que hacer efectiva la citada deuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999