Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 heridos en Sant Feliu de Guíxols por unos fuegos artificiales

El Ayuntamiento de Sant Feliu de Guíxols (Baix Empordà) anunció ayer que en las próximas ediciones los fuegos artificiales de la fiesta mayor se lanzarán más lejos de la playa, tras el incidente ocurrido en la noche del miércoles, donde unas 15 personas rescibieron heridas de diversa consideración por un cohete que desvió su trayectoria. Los hechos sucedieron durante la última parte del castillo de fuegos de artificio, cuando uno de los cohetes lanzados desde un espigón de la bahía de Sant Feliu de Guíxols rebotó contra el agua y cayó entre el público que se había concentrado en la playa para contemplar el espectáculo. Una mujer y dos niñas tuvieron que ser trasladadas al Hospital Comarcal de Palamós, aunque posteriormente fueron dadas de alta. Se trata de Dúnia V. G., de 38 años, que presentaba una herida en la frente; su hija Aura, de 7 años, con una herida en la pierna, y una amiga de ésta, Irene R. F., también de 7 años, que sufrió quemaduras de primer grado en el pecho y en la pierna izquierda. A los otros heridos, los atendieron en el ambulatorio de Sant Feliu de Guíxols de pequeñas quemaduras. El alcalde de esta población, Joan Alfons Albó, lamentó los hechos y recordó que la empresa encargada de los fuegos artificiales tiene un seguro para hacer frente a sus responsabilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999