El consejero de Sanidad pone en duda la maternidad de O"Donnell

El futuro hospital materno-infantil de O"Donnell se tambalea antes aún de que se coloque el primer ladrillo. Lo que fue el proyecto emblemático de la anterior consejera de Sanidad, Rosa Posada, se encuentra ahora con importantes reservas por parte de su sucesor en el cargo, José Ignacio Echániz. El nuevo titular de la Sanidad madrileña ha encargado un estudio demográfico y económico para determinar si estas instalaciones obstétricas son verdaderamente necesarias o si, ante la prolongada caída de la natalidad, pueden esperar.El pasado 10 de febrero, Rosa Posada y el director provincial del Insalud, Albino Navarro, firmaron un acuerdo por el que repartían provisionalmente la atención a las mujeres en edad fértil del área sanitaria 1 (O"Donnell) entre los hospitales Clínico, Santa Cristina y Gregorio Marañón. El 1 de mayo, la empresa Detecsa se encargaba de la voladura controlada de la vieja maternidad mediante una carga de 110 kilos de Goma 2. Ayer, sólo 95 días después de aquella espectacular demolición, Echániz anunciaba que precisaba de los "estudios pertinentes" para tomar una decisión sobre el futuro del solar de la calle de O"Donnell. "Mi antecesora también los hizo", admitió, "pero pueden haber cambiado las variables". Y se justificó: "Tengo la obligación de estudiar todos los temas. En el campo de la sanidad, las necesidades son muchísimas".

Echániz confía en resolver el dilema a principios de septiembre, en cuanto sus técnicos le hayan remitido los prometidos informes. Sin embargo, el fichaje de Ruiz-Gallardón para la sanidad regional no disimuló sus recelos hacia el proyecto que tanto mimó su predecesora en el cargo. "Está en marcha un proyecto de más de 5.000 millones de pesetas para Santa Cristina, y a sólo dos manzanas de aquí se encuentra el hospital infantil del Niño Jesús. En un momento en el que el índice demográfico sigue descendiendo, es lógico preguntarse si tiene sentido", proclamó. Incluso, dejó caer que las necesidades en el área materno-infantil podían ser más acuciantes "en otros puntos de la geografía madrileña".

Dinero europeo

El anuncio supone, en cualquier caso, una sombra de incertidumbre sobre un proyecto firmado por un arquitecto de prestigio (Rafael Moneo), que había concebido un edificio de 42.764 metros cuadrados distribuidos por nueve plantas. La obra iba a costar unos 9.000 millones de pesetas, de los que la Unión Europea financiaría casi la mitad. Echániz apuntó ayer que, en cualquier caso, buscaría "soluciones sanitarias" para no perder la financiación comunitaria. El anuncio del consejero se produjo durante su primera visita protocolaria al hospital Gregorio Marañón, que atiende a una población de 800.000 personas. Echániz recorrió todas las plantas y conoció las obras del nuevo pabellón de cirugía ambulatoria, que estará acabado en enero.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS