Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta pone en marcha una campaña para acabar con el tráfico de personas y las muertes en el Estrecho

La Junta presentó ayer en Cádiz la campaña No más muertes en el Estrecho, con la que persigue el triple objetivo de poner fin al tráfico de personas en la frontera Sur de Europa, evitar los fallecimientos y acabar con el enriquecimientos de las mafias organizadas. Esta iniciativa sirve, además, para marcar distancias respecto a las intenciones del Gobierno central. Frente al blindaje del Estrecho anunciado hace dos meses por el Ministerio del Interior, el Ejecutivo autonómico defiende una política "integradora que huya de la impermeabilización". Con esta campaña, el director general de Acción e Inserción Social, de la Consejería de Asuntos Sociales, José Nieto, explicó que la Junta no se opone a la inmigración sino que apuesta "por que se haga con garantías y asesoramiento". Su radio de acción no se limitará a Andalucía, sino a las ciudades norteafricanas de donde salen más pateras -Tánger, Tetuán, Larache, Kentira, Arucema, Ceuta y Melilla- "porque es una campaña en las dos orillas". Consistirá en una serie de actos públicos, la difusión de vídeos y mensajes en televisiones, radios y prensa escrita, además del reparto de dípticos escritos en castellano y árabe. "Falsos destellos" "Intentamos disuadir a quienes persiguen el sueño de una vida mucho más digna, para que no se dejen cegar por los falsos destellos de una patera que tiene más posibilidades de convertirse en un ataúd que en la solución para convertir en realidad sus sueños", precisó Nieto, quien responsabilizó directamente a las políticas migratorias de los gobiernos europeos de los mil inmigrantes que perecieron en el Estrecho durante 1998: "Creemos que las muertes son fruto de las dificultades y obstáculos que ponen los gobiernos de los países desarrollados al legítimo derecho de las personas a la libre circulación". Nieto añadió que la Junta presionará a favor de un cambio de la actual ley de Extranjería con el que "se facilite una regularización de los inmigrantes que viven en España; una equiparación de derechos; una normativa que vaya en contra de las redes de explotación de los inmigrantes, y una política de integración social y no de impermeabilización". La campaña pretende concienciar, además, a las sociedades andaluza y marroquí del drama humano que rodea a las personas que arriesgan sus vidas a bordo de una patera. Con la presentación de estos objetivos, el lema No más muertes en el Estrecho ha dejado de ser únicamente la bandera enarbolada de protesta por las ONG y las organizaciones humanitarias. Durante los últimos años este mensaje les ha llevado a movilizarse y denunciar el drama personal que sufren muchos inmigrantes africanos. A partir de ahora, su trabajo estará unido al de la Junta. De hecho, 13 asociaciones humanitarias u organizaciones no gubernamentales de España y Marruecos -entre las que destacan Algeciras Acoge y la Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes (ATIME) y 19 culturales, sociales y vecinales suscriben el espíritu de la campaña y participarán sus actos. Varias detenciones pusieron en evidencia este fin de semana la lacra del tráfico de personas.Cuatro personas, tres de ellas marroquíes y una española, fueron detenidos por transportar en tres vehículos a inmigrantes clandestinos, según informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 1999