Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

18 personas mueren en Suiza por una crecida mientras hacían barranquismo

Un total de 18 personas muertas, 6 heridas y una desaparecida fue el resultado facilitado a última hora de la tarde ayer por la policía sobre el accidente de barranquismo (descenso de ríos y barrancos) producido en la garganta del río Saxet-Bach, cerca de Interlaken (Suiza). Una tormenta produjo una súbita subida de las aguas y atrapó al grupo de barranquistas, según un portavoz policial. Algunos cadáveres fueron arrastrados hasta el lago Brienz.

El afluente del río Lutschine, en el cantón de Berna, centro de Suiza, se convirtió en un tifón cuando las aguas subieron repentinamente de nivel a causa de una tormenta y arrastraron al grupo, de 44 personas y ocho monitores, que practicaban barranquismo. El suceso ocurrió hacia las seis de la tarde, cerca de la desembocadura del Saxet Bach, en el Lutschine, en la localidad de Wilderswil, muy cerca de Interlaken, en una zona llena de lagos, ríos y montañas conocida como Oberland.

Según la policía, el accidente fue descubierto cuando varios cadáveres aparecieron en el lago de Brienz, al noreste del lugar en el que se produjo el siniestro. En un primer momento, tras ser arrastrados por las aguas, sólo pudieron ser localizados algunos chalecos salvavidas, aunque poco después comenzaron a aparecer los primeros cadáveres y los seis heridos, que fueron ingresados en diversos centros hospitalarios.

Dos helicópteros se unieron a la búsqueda de los posibles supervivientes, en la que participaron numerosos efectivos de las policías locales y cantonal. La zona donde se produjo el accidente es especialmente peligrosa por las continuas crecidas de los ríos, como la del Saxet-Bach, que hace 12 años devastó la localidad de Wilderswil. El alcalde de la localidad confirmó también que la tormenta había sido la causa de la nueva tragedia.

Deporte peligroso

Los organizadores de la excursión, la sociedad Adventure Wortld, de Interlaken, están especializados en deportes considerados peligrosos, como el rafting o el barranquismo, que es algo similar, pero mucho más peligroso, ya que combina el descenso por el río con la escalada por gargantas y desfiladeros. Por ello, para efectuarlo hay que estar provisto de un traje de neopreno, un casco y un arnés de escalada como si se fuera a escalar una montaña. El barranquismo, debido a las tormentas, es de los deportes modernos de aventura que causa más víctimas. En España también está considerado cómo el más peligroso, muy por encima de otros cómo el puenting (saltos desde puentes o grúas), o los más tradicionales descensos en aguas bravas con piragua, precedentes del rafting, modalidad de difícil práctica aquí dado el escaso cauce y velocidad del agua en los ríos.

En Suiza, el barranquismo está considerado, por una sentencia judicial, "deporte peligroso, pero no temerario". Así lo dictaminó recientemente el Tribunal Federal de Seguros helvético en un caso presentado por la Caja Nacional de Seguros en caso de Accidente (CNSA). La CNSA había reducido a la mitad la indemnización a un hombre herido cuando practicaba esta modalidad en el cantón del Ticino (fronterizo con Italia) al estimar que este deporte es temerario. Sin embargo, el tribunal consideró que la peligrosidad radica en el recorrido elegido, cuya dificultad se evalúa del uno al seis. El último accidente por la práctica de este deporte se produjo en el verano de 1997 cuando un joven de 24 años murió en La Lenk (Berna) al enredarse la cuerda con la que intentaba escalar una cascada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1999

Más información

  • Una tormenta provocó la repentina subida del caudal de un río, que arrastró a 52 deportistas