Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Mariscal reinventa la historia del universo con una explosión de colores

El diseñador estrenará el espectáculo "Colors" en el Festival de Peralada

El diseñador gráfico Javier Mariscal (Valencia, 1950) vive en una nube. "Para mí es un sueño y estoy levitando", dice. El motivo de tamaña satisfacción es Colors, un espectáculo de carácter multidisciplinario que, ideado por él, narra de forma libre y con estilo naïf el origen del universo a través de los colores. Colors, con el que Mariscal debuta en el mundo del teatro, se estrenará el próximo 21 de agosto en el marco del Festival de Peralada (Girona) y luego viajará por España y Latinoamérica.

"¿Cómo un tío que hace mamarrachadas como yo ha acabado haciendo teatro? Pues por el espíritu que me anima a buscar cosas nuevas y a aprender, y por el empeño de los responsables del Festival de Peralada", dijo ayer Javier Mariscal rodeado de Pep Cruz, responsable de la dirección escénica de Colors; de los siete actores, bailarines y acróbatas que estarán sobre el escenario y de Dimitri, un robot que con la voz del cantautor galáctico Jaume Sisa narra y canta la historia de la creación de los colores, desde el Big-Bang al futuro, que a lo largo del espectáculo estallan sobre el escenario.Mariscal se declaró "fascinado" por el teatro. "Yo puse sobre la mesa un audiovisual y gracias a Pep Cruz se ha convertido en una obra teatral", dijo. Colors es un montaje básicamente visual y musical en el que sólo Dimitri, el robot, tiene el don de la palabra.

"Como mi sueño es poder llevar por el mundo este espectáculo, he hecho que los problemas de idioma sean mínimos. Por eso es un montaje muy visual que funciona sin palabras. Así, cuando se cambia de país sólo hay que cambiarle la grabación de la voz a Dimitri. Emiten sonidos, hacen coros, gritan, utilizan la voz como instrumento rítmico, pero no hablan".

La génesis de Colors se remonta a 1997, cuando en mayo de ese año el creador de Cobi, la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona, presentó un montaje audiovisual de 20 minutos de duración durante la ceremonia de clausura del congreso de la Alliance Graphique Internationale (GIA), que reunió en la capital catalana a la élite de los diseñadores gráficos. "La estructura del espectáculo es la misma que la de aquel audiovisual, pero está ampliada y se ha convertido en una obra de teatro visual compleja, con 20 proyectores móviles, pantallas, sonido dolby stereo, luces, un robot, mucho vestuario, atrezzo y música de Jaume Sisa, el compositor francés Pascal Comelade y una banda sonora de Sergi Porter en la que aparecen, entremezcladas, canciones conocidas de Boney M., The Pretenders y Jimmy Hendrix, entre otros", cuenta el diseñador.

Mariscal aseguró que sonido e imagen son los protagonistas del espectáculo. "Mi sueño ha sido siempre lanzar imágenes desde el ordenador en directo y aquí es posible. Y también el sonido dolby stereo que, como en el cine, envolverá a los espectadores en este montaje." Jaume Sisa dijo ayer que ser la voz de Dimitri es lo más difícil que ha hecho en su carrera. "Es la primera vez que trabajo con un robot y ahora ya empiezo a estar dentro del personaje. Mariscal me dijo que le debía hacer cantar y le he compuesto un bolero".

Los "chips" de Dimitri

Dimitri hizo ayer una demostración de sus habilidades. Contó que es capaz de hablar cualquier lengua y tuvo tiempo de demostrar su simpatía moviendo sin parar la pantalla que tiene por cabeza y estirando el cuello hasta que las interferencias de los teléfonos móviles casi le fundieron los chips. Él se encargará de narrar en forma de cuento -"una narración muy simple y lineal fácil de entender tanto por parte de los niños como de los adultos", aseguró Mariscal- cómo al principio todo era negro y poco a poco fueron naciendo los colores, al tiempo que se creaba la noche y el día, la vida, la primavera, la oscuridad, el frío, el verano, los océanos, los cielos, las montañas... Tras su estreno en Peralada, Colors se presentará en el Festival de Vitoria y viajará a Girona, Lleida, Manresa, Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, entre otras ciudades españolas, antes de cruzar el Atlántico hacia América.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1999