Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo presidente balear auditará las cuentas de su antecesor

Francesc Antich, un abogado mallorquín de 40 años, se convirtió ayer tarde en el primer presidente socialista de Baleares, al ser elegido por mayoría absoluta. El nuevo presidente obtuvo el apoyo de los 31 diputados del pacto multipartido que el PSOE ha establecido con PSM, Unió Mallorquina, IU-Els Verds y Pacto Progresista de Ibiza y Formentera. Antich anunció que auditará las cuentas de su antecesor Jaume Matas.

El PP, que cuenta con 28 votos en el Parlamento, queda en la oposición, una circunstancia inédita desde 1983, cuando se constituyó la autonomía de Baleares y comenzó un periodo continuado de hegemonía conservadora. Los tres consejos insulares de Mallorca, Menorca e Ibiza y Formentera tendrán también una nueva mayoría de izquierdas y nacionalista y verán potenciados su poder ejecutivo y nivel de competencias. Antich, que propone una acción regeneradora y de "manos limpias", anunció al candidato derrotado del PP, Jaume Matas, que "auditará" las cuentas de su gestión al frente del Gobierno porque quiere "saber mucho, conocer muchísimas cosas de (los gastos): publicidad, Universiada, parque tecnológico y sobre partidas que no figuran en los presupuestos". Matas acusó a la izquierda de improvisar, de aumentar consejerías y direcciones generales para repartirse sillones, hasta incrementar el gasto por cargos en 1.200 millones de pesetas en un año.El presidente saliente emplazó a Antich para que este año cumpla su promesa de aumentar las pensiones no contributivas y equipare los sueldos de los funcionarios de enseñanza con los que perciben los de la plantilla de las consejerías autonómicas. Jaume Matas ponderó la buena herencia que deja el PP en Baleares y en el debate cara a cara con quien es ya sustituto, asumió el papel de único opositor y protagonista del debate -y quizás en toda la legislatura- y prometió un margen de 100 días al nuevo Gobierno de centro-izquierda y nacionalista. Matas reclamó a Antich que le detallara decenas de cuestiones de su programa. "En política, no todo lo legal es de recibo", afirmó el nuevo líder parlamentario del PP para lamentar el acuerdo "aritmético" establecido para marginarles.

"Inquietud y preocupación"

Matas manifestó que el PP "había ganado las elecciones, que representaba a 160.000 ciudadanos, más del doble que los que han votado" a Antich y divulgó la "inquietud y preocupación" de los ciudadanos que les habían apoyado sobre la futura gestión política de Baleares. El nuevo presidente replicó que la suma de los votos de la izquierda supera a los obtenidos por el PP. Maria Antònia Munar, de Unió Mallorquina, dijo que "los ciudadanos han decidido acabar con las mayorías absolutas y han dicho basta a una manera ignominiosa de gobernar". El PP solicitó el amparo de la presidencia por sentirse "censurado", argucia que también usó Matas. Otros diputados del PP patearon algunas alusiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de julio de 1999

Más información

  • El socialista Antich, elegido con 31 votos