Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cocinar para uno solo

Cómo llevar una dieta equilibrada cuando una persona se enfrenta sola al infierno de los fogones al final del día. Pilar Luna Calatayud, nutróloga del Hospital de la Ribera, propone la solución en el taller Guisar para uno solo. Un reto fácil de conseguir. Los problemas, además de la ausencia de raciones individuales en las estanterías de los supermercados con las que poder llenar el plato y la barriga, son los logaritmos neperianos en los que muchas recetas se convierten a la hora de traducirlas en simple comida. La experta propone una aproximación a la dieta equilibrada y el cambio de costumbres como realizar la compra semanal en un sólo día, "y que cunda", y disponer de una despensa bien dotada "para cuando falló la compra". Como señuelo a los participantes, una propuesta: comida tan rápida como el bar de la esquina, pero en casa, más rica y más barata. El secreto radica en la imaginación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de julio de 1999