Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA EN 7D - KRAVITZ, CON ROSARIO

Dover presenta el disco con el que busca pasar a estrella internacional

Desde un pequeño sello independiente, el grupo madrileño Dover se ha convertido en uno de los fenómenos multitudinarios del último rock español. Para las hermanas Amparo y Cristina Llanos, núcleo principal del grupo, llega ahora el momento de la verdad: una gran multinacional se hizo con sus servicios, y fruto de esa unión es Late at night, el tercer disco de la banda que se presenta el jueves en La Riviera. Los mano a mano entre Lenny Kravitz y Rosario Flores, Kiko Veneno y Raimundo Amador y Mike Oldfield y Luar Na Lubre son los otros platos fuertes de la semana.

- Hijos de Nirvana.

Hasta Seattle se fue Dover a grabar su nuevo disco. Un viaje simbólico: la ciudad norteamericana está considerada como la cuna del grunge -inspiración predominante en Dover-, además de ser el lugar donde nació y está enterrado el líder de Nirvana, Kurt Cobain, ídolo de las Llanos desde jovencitas. Dover aceptó firmar con una multinacional pensando en el mercado internacional. Para empezar, D.J., la primera canción que se ha difundido como adelanto del nuevo disco, ha sido la más radiada en la semana de su lanzamiento y se situó de salida en el número 1 de discos sencillos más vendidos. La fórmula de Dover sigue siendo la misma: guitarras como metralletas, textos en inglés y una voz apasionada que marca la diferencia. La Riviera les acoge con el público rendido de antemano, el mismo tipo de gente que botó entre el barro de Móstoles cuando Dover cerró el Festimad 98, su última actuación en Madrid. Marruecos también tiene sus Dover, y se llaman Anegay. Se presentan en Madrid el mismo día que Dover, y son tres hermanos de Tánger que han vivido cada uno sus propias aventuras por Europa, pero que se reencontraron en Granada para fundar el grupo. Al clan familiar se ha añadido el veterano batería español Ñete, que además ha ejercido de productor en el debú discográfico de Anegay.

- De dos en dos.

A Rosario la han comparado muchas veces con Lenny Kravitz, y ella nunca ha parecido que se disgustara por ello. El mano a mano que les lleva a ambos a Las Ventas se intuye como uno de los conciertos de rock caliente más impactantes del año. Los dos presentan sendos discos: Kravitz, 5, y Rosario, Jugar a la locura. En las dos obras hay mucho de apasionamiento y está por ver si se mantiene en directo. Kiko Veneno y Raimundo Amador son viejos colegas: verlos de nuevo juntos es otro motivo de alegría. A los dos se les achaca buena parte de culpa de la evolución del flamenco en los últimos años que tanto gusta a los audaces y repatea a los ortodoxos. El encuentro será en el Conde Duque, inmerso de lleno en la programación de Los Veranos de la Villa, donde el día anterior habrán puesto sabor los cubanos Septeto Santiaguero y los venezolanos Huracán de Fuego.

La misma noche de Kiko y Raimundo, La Cubierta de Leganés se rinde a los sonidos envolventes del veterano Mike Oldfield y los gallegos Luar Na Lubre. El emparejamiento parece lógico. El grupo gallego liderado por el investigador musical Bieito Romero, además director y presentador del programa radiofónico Lume na palleira, adquirió fama mundial cuando su canción O son do ar (El sonido del aire) fue interpretada por Oldfield como The song of sun (La canción del sol). De Luar Na Lubre se sabe que sigue actualizando la música tradicional gallega, y de Mike Oldfield, que ha vuelto a las guitarras de todos los colores, en detrimento de los sonidos experimentales electrónicos de los sucesivos Tubulars Bells que le mantuvieron en la cima tantos años. Lo que pase en Leganés está aún por escribir.

- Sana diversión

A pesar de todo, puede que la actuación más divertida de la semana se produzca el sábado en El Sol. Para ofrecer un auténtico guateque mod, allí estarán los getafenses Los Benditos, una deliciosa banda de garaje-pop, y los murcianos Art Scholl, la banda española que mejor ha asimilado los ecos de The Jam y Paul Weller.

- Del mundo

El canario Benito Cabrera, figura indiscutible del timple, esa guitarra minúscula propia del folclor de su tierra, y el pucelano-madrileño Eliseo Parra, reciente premio Villa de Madrid de Música Popular, se acercan al Encuentro de World Music que se está celebrando en Getafe hasta el día 18. En ambos casos, y con sus diferencias, folclor actualizado que mira al mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 1999