Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Me preocupa quedarme en paro"

Hay Matrix para rato. No hace tres meses que este filme extraño y futurista se estrenó en Estados Unidos (el día 25 de este mes lo hace en España) y el equipo ya tiene la cabeza en la continuación, desde los directores (los misteriosos hermanos Wachowski) hasta el productor (Joel Silver) y los protagonistas principales (Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss). El productor y los dos actores estuvieron ayer en Barcelona para presentar la película. Reeves proclamó su entusiasmo por la secuela. Porque, además de diversión, le asegura el trabajo. "Me preocupa mucho quedarme en paro", reveló el actor.

Keanu Reeves se presentó ante la prensa junto a Carrie-Anne Moss, su compañera de reparto. Los dos vestían de negro. O casi. El actor, con traje y camisa impecablemente planchados, algunas tallas por encima de la suya, calzaba sus habituales y aparatosas botas pardas de montaña. Ambos reconocieron que se lo pasaron divinamente rodando en Australia Matrix, una historia de ciencia ficción repleta de efectos especiales que sitúa la acción -mitad virtual, mitad real- en el siglo XXII. Por eso, aplaudieron que el productor se haya comprometido con los Wachowski para dos entregas más. A pesar de que a la primera dedicaron un año de sus vidas, entre la preparación física que precisaron y el rodaje.

Reeves, además, tiene otro motivo para sentirse feliz profesionalmente: Matrix ha supuesto el relanzamiento de su carrera. Desde Speed, y ya hace de eso cinco años, no había recuperado la categoría de estrella de Hollywood. El actor, con fama de ser muy selectivo a la hora de elegir sus proyectos, a los que se apunta no por razones económicas, sino más bien sentimentales -rechazó Speed 2 para realizar una gira con su banda, Dogstar, donde toca el bajo-, confesó que le aterroriza carecer de trabajo y pasar por el trance de aceptar papeles que no le van. "No siempre se puede conseguir lo que uno quiere. Es muy difícil encontrar buenas películas", comentó.

En cuanto a Matrix 2, hizo votos para que sea una de éstas, y reveló que tiene muchas ganas de leer el guión de los Wachowski. En este punto, Carrie-Anne Moss anunció, entre profesional y coqueta, que le gustaría que la continuación del filme "tenga más acción y más escenas de amor".

Entre las virtudes a la película que ahora llega a las pantallas españolas (unos 10.000 millones de pesetas de presupuesto y dos horas y media de duración), Reeves señaló que "sintetiza ideas, géneros, arquetipos" y que, si bien, parece que habla de máquinas, "los ordenadores sólo son un medio, una herramienta de comunicación". "En realidad", prosigue, "Matrix busca explicaciones a lo que rodea a los ordenadores, las personas, y lo hace a través de la filosofía, la religión, la mitología...".

A la pregunta de si cree que cualquier tipo de público puede entender el asunto o es necesario estar familiarizado con las nuevas tecnologías, el actor -que encarna en Matrix a Thomas Anderson, Neo, un informático insulso de día y hacker de noche, que es elegido para liberar a los humanos, esclavizados por los ordenadores- respondió que cualquiera puede identificarse con el argumento, y tal vez los jóvenes más si cabe. "Los adolescentes captan mejor que nosotros este mundo. Mi hermana, 12 años menor que yo, está mucho más abierta que yo mismo a la informática, a Internet. Los niños de ahora no dan las cosas por supuestas, y quieren saber, investigar... Esta película está a la altura de su velocidad".

Los actores de Matrix no sólo tuvieron que aprender artes marciales y adquirir fondo físico, algunos tuvieron que transformar su aspecto. A Reeves, por ejemplo, le raparon al cero. ¿Cómo se lo tomó? "Es muy divertido ser calvo. No entiendo ese temor de algunos a perder lo que creen que tienen o son. Lo importante es no sentirse limitado, maniatado o prisionero", contestó el actor.

Por su parte, Joel Silver desveló algunas incógnitas sobre los Wachowski, de los que casi nada se conoce: "Son dos tipos con mucho talento, es una delicia verlos trabajar, saben lo que quieren, hacen bien sus deberes, llegan al rodaje con todo controlado, hasta el más mínimo detalle".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de junio de 1999

Más información

  • KEANU REEVES - ACTOR