Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington tiene pruebas de que Irak, Corea del Norte y Rusia ocultan reservas del virus de la viruela

Un informe de los servicios de inteligencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos afirma que Irak, Corea del Norte y Rusia tienen reservas ocultas del virus de la viruela para usarlas con fines militares. Las evidencias que presenta el informe incluyen el testimonio de un relevante desertor ruso, las muestras de sangre de un grupo de soldados norcoreanos y diversas pruebas que apuntan a que Irak ha desarrollado recientemente una vacuna contra la viruela, una enfermedad que la Organización Mundial de la Salud (OMS) da por erradicada desde 1980. Hasta ahora, se suponía que solamente Estados Unidos y Rusia tenían "reservas oficiales" del virus de la viruela, casi 20 años después de que la enfermedad, que se cobró la vida de millones de personas en todo el mundo, fuera erradicada. Esas reservas se mantienen en laboratorios especiales de alta seguridad en Atlanta y Siberia. Pero, según el documento norteamericano, revelado el domingo por The New York Times, y cuya elaboración concluyó a finales del año pasado, es probable que tanto Rusia y otros países "enemigos" tengan reservas no declaradas del del virus de la viruela.

En 1972, 100 países, entre ellos la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Corea del Norte e Irak, firmaron un tratado internacional propuesto por EE UU que prohibía el diseño de armas bacteriológicas. "Nosotros siempre cumplimos con nuestros acuerdos internacionales, incluso los relacionados con armas biológicas", ha asegurado el portavoz de la embajada rusa en Washington, Mikhail Shurgalin. Irak y Corea del Norte, por su parte, han hecho varias declaraciones en las que niegan tener programas de fabricación de armas bacteriológicas.

Aplazar la destrucción

Fueron los descubrimientos revelados por el informe secreto los que llevaron al presidente estadounidense, Bill Clinton, a anunciar el pasado 22 de abril que postergaría por un tiempo indefinido la destrucción de las reservas del virus de la viruela propuesta por la OMS. EE UU y varios otros países habían firmado en 1996 un acuerdo para eliminar las reservas existentes del virus, cumpliendo así con las recomendaciones de la OMS. Según un funcionario del Departamento de Defensa, destruir el virus en las dos "reservas oficiales" (los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, ubicados en Atlanta, y el Centro Ruso de Investigación de Virología y Biotecnología, en Siberia) y declarar la desaparición del virus de todo el mundo "sería un verdadero fraude".

"Nos preocupa que el virus haya sido transferido a otros países", dijo un agente de inteligencia de Defensa. Por las dudas, el Pentágono ha empezado a diseñar una nueva vacuna contra la viruela que se espera esté lista para el año 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 1999