La promesa incumplida de Gil y el estudio de Pacheco

En las localidades medianas, los impuestos municipales también han sido objeto de polémica. Marbella. La promesa electoral que hizo Jesús Gil de que los vecinos no pagarían ni agua ni basura se ha incumplido con creces. Son dos de los servicios que más se han incrementado durante la gestión del alcalde independiente. Tan alto fue el aumento que hubo hasta movilizaciones. Los datos de la oposición no son absolutamente coincidentes, pero todos los grupos cifran el alza del precio del agua en más de un 300%. El resto de los servicios también han sufrido incrementos considerables: la basura más de un 150%, los autobuses un 74%, el Impuesto de Bienes Inmuebles un 68%, el de vehículos más del 100%. IU estima que durante el gobierno de Gil, la presión fiscal ha subido un 90%. Algeciras. Las tasas municipales han sido en esta legislatura motivo de polémica entre las diferentes fuerzas políticas y colectivos sociales. En el caso de la tasa de basura, el concejal delegado de Urbanismo del Ayuntamiento algecireño, el andalucista José Ortega, asegura que de 6.000 pesetas se ha pasado a 8.000 en el último año, lo que en su día fue criticado por la oposición. También fue abusivo para la oposición el incremento en el recibo de agua. Otras tasas municipales, como la de utilización de la vía pública o las que se cobran por emitir licencias de obras, han mantenido sus precios. Por la tramitación de una licencia de obras se cobra un 1% sobre la cantidad total del proyecto. Jerez. El objetivo del Gobierno local en esta legislatura ha sido el de desterrar la idea generalizada de que en Jerez se pagan más impuestos y tasas que en otras ciudades de características similares. El Ayuntamiento publicó, incluso, un estudio comparativo con municipios del entorno que venía a demostrar que, efectivamente, no es Jerez la ciudad más cara a la hora de contribuir con las arcas municipales. El consistorio, quizás por no contribuir esa fama ya comentada, sólo ha subido los impuestos en los últimos cuatro años atendiendo a la previsión de crecimiento del IPC. Se ha desechado, por tanto, la posibilidad de amortiguar por vía recaudatoria la delicada situación financiera que atraviesa el Ayuntamiento jerezano, cuyos números rojos podrían alcanzar, según el PSOE, los 50.000 millones de pesetas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS