Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González de Viñaspre desvela en un libro las claves de Treviño

El filólogo y vecino del valle de Treviño Roberto González de Viñaspre (Bilbao, 1961) considera que el problema que tiene este enclave burgalés en Álava es eminentemente administrativo, que tendría su resolución en el respeto de la voluntad de sus vecinos, que desde el siglo XVII han intentado repetidas veces (sobre todo, en la segunda mitad de esta centuria) integrarse en el territorio alavés. Así se desprende de la lectura de su obra, Trebiño, claves para un contencioso inacabado (Editorial Txalaparta) que ayer presentó en Vitoria, acompañado por Pedro Portilla, portavoz de la asociación Uda-Trebiño. En sus cerca de 300 páginas, el libro presenta una visión de conjunto del contencioso de Treviño, "desde la objetividad, el rigor y un estilo divulgativo para poner en manos del lector la historia de este conjunto de pueblos", explicó el autor. González de Viñaspre, licenciado en Filología Vasca, ha introducido un capítulo dedicado a la presencia del euskera en Treviño en el que trata de explicar las razones que llevaron a su pérdida desde principios del siglo XVIII. Después de una serie de apuntes históricos, en los que se repasa la historia del enclave hasta que en 1833 se conforma definitivamente como perteneciente a Burgos, el volumen se centra en los intentos de reintegración de Treviño en Álava, con especial atención a los de 1940, 1958 y 1980. El grueso del libro -más de 100 páginas- está destinado a recorrer la historia de los últimos 15 años, cuando se intensificaron las movilizaciones por la desanexión de este territorio de Castilla y León. Roberto González de Viñaspre considera que "es el deseo de los treviñeses de que impere el sentido común".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 1999