Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos convocan paro general tras 10 muertes en obras de Sevilla

UGT y CCOO convocaron ayer un paro general en la construcción en Sevilla para denunciar el alto índice de siniestralidad existente en el sector. En seis meses se han registrado diez fallecimientos en los tajos, tres de ellos en los últimos ocho días. Los sindicatos acusan a los empresarios de incumplir la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. También culparon a las Administraciones, a las que acusan de tener una actitud "pasiva" y no realizar labores de inspección en las obras.

La delegada de la Consejería Trabajo de la Junta en Sevilla, María José Fernández, respaldó las quejas sindicales al calificar de "ridícula" la plantilla de la Inspección General de Trabajo, que cuenta con 23 inspectores para toda la provincia. José Luis Jiménez, fallecido el pasado lunes tras caer de una altura de 20 metros en la obra del estadio del Betis, se ha convertido en el décimo obrero que pierde la vida en un accidente laboral en Sevilla. Los sindicatos, en un intento de frenar la escalada de siniestros han convocado una huelga tras las elecciones municipales. Los sindicatos reclamaron ayer ""mayor dureza" por parte de las Administraciones para "obligar" a los empresarios a cumplir la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en vigor desde 1996. Según el dirigente sindical, el incremento de los siniestros tiene su rigen en la "oposición" de la patronal del sector a esta norma. Además los sindicatos denunciaron que al solicitar los servicios de la Inspección General de Trabajo, "siempre nos encontramos con la musiquilla de que no hay suficientes inspectores", según explicó el responsable de salud de Construcción en CCOO, Angel Gómez. Una queja que respaldó el secretario provincial de la Federación del Metal Construcciones y Afines (MCA), Ramón Díaz, que destacó las 33 denuncias formuladas contra las obras del Estadio Olímpico de Sevilla, de las que "apenas 10 fueron atendidas". La delegada de Trabajo, compartió las quejas sindicales al considerar que la plantilla de inspectores para la provincia de Sevilla es "ridícula e irrisoria". Ésta reclamó al Ministerio de Trabajo las transferencias de dicha materia o un reforzamiento de las labores de inspección. Por su parte el responsable de la Inspección, Cesar Miño, indicó que lo importante es que todas las partes implicadas asuman la normativa y restó importancia al número de inspectores ya que "tampoco es totalmente determinante" para evitar los accidentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 1999

Más información

  • La Junta considera "ridícula" la plantilla de inspectores de Trabajo