Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juego peligroso

La situación preocupa más en medios políticos y diplomáticos que en la calle. Un embajador occidental aseguraba ayer: "Éste es el incidente más grave en 30 años". Los políticos han recibido con alivio la noticia de la llegada en los próximos días del jefe de la diplomacia paquistaní. Algunos analistas están seguros de que el conflicto no va a descontrolarse. Sin embargo, lo que más inquieta a los no belicistas es la sensación de que los militares indios han encontrado una ocasión para dar una lección final a los militantes islámicos propaquistaníes. Con un mínimo error de cálculo, habrá guerra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1999