Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal de Turquía condena a muerte al "número dos" de Ocalan

El Tribunal de Seguridad del Estado de Diyarbakir condenó ayer a Semdin Sakik, antiguo brazo derecho del líder de la guerrilla kurda, Abdalá Ocalan, y a su hermano Arif a la pena capital, acusándoles de "separatismo" por atentar contra la integridad territorial de Turquía. A Sakik, número dos de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en sus siglas turcas) durante los últimos años, se le responsabiliza igualmente de la muerte de 248 personas, 125 miembros del Ejército turco y 123 civiles, durante un total de 191 ataques terroristas.El lugarteniente Sakik, que arrastra fama de sanguinario, estuvo al frente de las milicias del PKK durante los años más cruentos, aunque no siempre se doblegó a las decisiones tomadas por Ocalan. Así, en 1993, una vez decretada una tregua unilateral por el jefe de la guerrilla kurda, el comando de Sakik asaltó una caravana de jóvenes militares recién licenciados, enfrentamiento que se cobró la vida de 33 de ellos.

Sakik, que desertó de las filas del PKK el año pasado por conflictos internos, fue capturado el año pasado por el Ejército turco en los territorios fronterizos del norte de Irak.

Esta noticia se produce a falta de 11 días para que dé comienzo el juicio contra el máximo dirigente de la guerrilla kurda, encarcelado en la isla-prisión de Imrali y al que también se le acusa de traición y amenaza a la integridad territorial del país. Un juicio en el que Sakik ya ha solicitado estar presente en calidad de testigo. El periódico sensacionalista Milliyet publicaba la pasada semana unas declaraciones del exnúmero dos de la guerrilla kurda en las que responsabiliza a Ocalan de todos los actos cometidos por el PKK. Así, Sakik aseguraba al diario: "Apo no quiere la paz. Mientras comía suculentos manjares en palacios, aquellos que luchan en las montañas atravesaban las peores situaciones. Él desea que se derrame la sangre". Tanto el líder de la guerrilla kurda como su antiguo número dos tienen ahora la posibilidad de apelar su condena ante el Tribunal Supremo. Una condena que, de ejecutarse, sería la primera en 14 años, ya que la pena de muerte no se aplica en Turquía desde 1984.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de mayo de 1999

Más información

  • Sakik, acusado de 248 muertes, la mitad civiles