Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El economista Ciampi se perfila como favorito a la presidencia italiana

El ministro del Tesoro, Carlo Azeglio Ciampi, de 78 años, se perfila como el más firme candidato a convertirse en el décimo presidente de la República Italiana en las votaciones que comienzan hoy en la Cámara de los Diputados. El superministro económico, que había recibido el visto bueno de la oposición a media tarde de ayer, quedó confirmado a última hora de la noche como el candidato oficial de la mayoría que apoya al Gobierno, tras un largo tira y floja entre los dos principales partidos que lo integran, el de los Demócratas de Izquierda (DS) y el ex democristiano Partido Popular Italiano (PPI).El consenso final sobre el nombre de Ciampi permite albergar la esperanza de que el sucesor del octogenario presidente Oscar Luigi Scalfaro, pueda ser elegido en alguna de las tres primeras votaciones (entre hoy y mañana), en las que es necesario obtener los dos tercios de los votos. Una elección tan mayoritaria permitiría al Gobierno de centro-izquierda mantener su promesa de que el nuevo presidente de la República representaría al conjunto de las fuerzas políticas, es decir al pueblo italiano, y no únicamente a la mayoría que gobierna.

La política interna volvió ayer a los titulares de los diarios italianos, monopolizados durante las últimas semanas por la guerra de Yugoslavia. La elección del décimo presidente de la República se abrió paso en la actualidad en vísperas del comienzo, hoy, de una votación que presenta el mismo ritual que la elección de un pontífice, aunque el cargo en este caso no sea vitalicio, sino de siete años de duración. En el cónclave laico participan 1.009 electores (el Parlamento en pleno, excepto el senador vitalicio Francesco Cossiga, lesionado en una caída, y 58 delegados regionales) con voto rigurosamente secreto, lo que explica la incertidumbre del resultado pese a la disciplina que los partidos exigen en esta consulta.

Paradójicamente, fue más sencillo obtener el consenso de la coalición de oposición en torno al ministro del Tesoro, que de la mayoría gubernamental. Apenas 48 horas antes de comenzar las votaciones para elegir al sucesor de Scalfaro, seguían las espadas en alto entre el DS y el PPI.

Rechazo comunista

El preacuerdo entre Gobierno y oposición en torno a Ciampi provocó el rechazo de Fausto Bertinotti, líder del Partido de Refundación Comunista, que lo había considerado en principio un candidato aceptable. La Liga Norte, la federación separatista padana, contraria al ministro del Tesoro, se mostró partidaria de reconsiderar su postura para, finalmente, anunciar que hoy votará en contra.En un segundo plano, del que podrían emerger como candidatos sorpresa, figuran el actual presidente del Senado, el democristiano Nicola Mancino, y el ministro para las Reformas, Giuliano Amato, bien visto por el Polo y por buena parte de la mayoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 1999