Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell afirma que no es responsable de los actos de sus ex colaboradores

El PP mantuvo ayer firme su estrategia de descalificar a José Borrell como aspirante a la Presidencia del Gobierno y los socialistas reiteraron que es y seguirá siendo su candidato, al tiempo que se preguntan si los populares están interesados en que la oposición fomente el debate sobre los "delfines" que están surgiendo en el PP tales como Alberto Ruiz-Gallardón y Eduardo Zaplana, según expresó el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia. Borrell, por su parte, afirmó que "cada uno es responsable de sus actos" y que no podía "ponerse en el lugar de los demás", en referencia a sus ex colaboradores Josep María Huguet y Ernesto Aguiar, investigados por haber ocultado supuestamente 470 millones de pesetas al fisco."Con Borrell no está garantizada la alternancia democrática", dijo ayer el responsable de Organización del PP, Pío García Escudero. Borrell acogió con una sonrisa esta afirmación y aseguró que su tarea y la de sus compañeros es la de criticar al Gobierno y presentar alternativas. Poco más dijo ayer Borrell en los pasillos del Congreso. Ante la insistencia de los informadores por escucharle algo más sobre Huguet y Aguiar, a quienes nombró para altos cargos en Hacienda, se situó ajeno a sus prácticas irregulares.

Así las cosas, el candidato socialista perseveró en su tesis de que no debe dar más pábulo a los ataques del PP por el caso de sus ex colaboradores y mantiene que la forma de demostrar que es "un corredor de fondo" consiste en mantener su intenso programa de trabajo ante los sectores sociales y en las federaciones de su partido. Almunia manifestó lo mismo en Los Desayunos de RTVE.

Movimientos en el PP

El secretario general consideró que hablar de estas cosas no conduce a nada. Y preguntó al PP si quiere que el PSOE empiece a difundir los movimientos en el seno de ese partido para la sucesión de Aznar. En este sentido citó a los presidentes de Madrid y Valencia, Ruiz-Gallardón y Zaplana, respectivamente. Si el PP insiste en recrearse en las acciones irregulares de los ex colaboradores de Borrell, sugiere que también se interese "por el comportamiento fiscal de algunos miembros del Gobierno" y aludió al portavoz Josep Piqué y al titular de Fomento, Rafael Arias-Salgado. "Y también hay otros ministros que, como Arias-Salgado, seguramente también son sociedades anónimas".Mientras Almunia hacía estas declaraciones, García Escudero continuaba el acoso a Borrell. El responsable de Organización del PP sostuvo que con Borrell como candidato del PSOE "no se garantiza la necesaria alternancia democrática" en España. Y concluyó que el "grave" escándalo que afecta a dos de sus excolaboradores ha provocado que el PSOE no pueda "estar en perfecto estado de revista". García Escudero había afirmado antes que el PP no quería entrar en "cómo se organiza el vecino". Eso sí, se permitió asegurar que en el propio PSOE había "división de opiniones" sobre Borrell y puso como ejemplo de ello que la consigna de la Ejecutiva de reforzar su imagen había logrado el efecto contrario con las palabras de Almunia sobre que sólo razones de "fuerza mayor" le apartarían y las de Felipe González sobre la "desagregación de España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 1999

Más información

  • "Con él no se garantiza la alternancia", dice el PP