Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía turca pide formalmente la ilegalización del partido islamista

El fiscal jefe de la Corte de Seguridad del Estado de Ankara, Vural Savas, presentó ayer una demanda ante el Tribunal Constitucional turco solicitando la ilegalización del islamista Partido de la Virtud (Fazilet Partisi) y la exclusión de la vida política de sus 111 diputados durante un periodo de cinco años. La denuncia se produce tras la crisis abierta el pasado domingo en la sesión inaugural del Parlamento, en la que la diputada del FP Merve Kavackçi no pudo jurar su cargo al asistir al acto ataviada con el velo islámico, en flagrante desafío al carácter secular de la República turca.El caso Kavackçi ha sido el último eslabón de una larga cadena de acciones simbólicas llevadas a cabo por los islamistas a lo largo de la anterior legislatura y que ha terminado por colmar la paciencia del establishment político y judicial. El año pasado fue ilegalizada la anterior formación islamista, el Partido del Bienestar (Refah), por análogas acusaciones a las que se enfrenta ahora el FP.

La iniciativa del fiscal no supone una sorpresa, ya que incluso el propio presidente de la República, Suleiman Demirel, había advertido públicamente a comienzos de esta semana a los líderes del FP de las consecuencias que podría tener su actuación en el caso Kavackçi. La sombra de la ilegalización se deducía asimismo de las palabras que el primer ministro, Ecevit, pronunció en la noche de las elecciones, el pasado 18 de abril, con las que anunciaba tajantemente que había llegado el fin de la utilización de la religión en la vida política.

Moderados y radicales

En caso de que la demanda ante el Alto Tribunal finalmente prospere y los 111 diputados del FP sean inhabilitados, deberán abandonar sus escaños en el Parlamento, lo que obligaría a celebrar nuevas elecciones en las provincias que representan. También cabe la posibilidad de que el tribunal se limite a ilegalizar el FP sin afectar al status personal de sus diputados. En este supuesto, los parlamentarios islamistas podrían decidir formar un nuevo grupo político. De hecho, el FP nació en 1997 como consecuencia de la desaparición de su antecesor, el Partido del Bienestar.Según algunos expertos en política turca, la demanda del fiscal podría conducir en último término a la división del partido islamista entre moderados y radicales. Esta perspectiva parecía cobrar ayer fuerza tras hacerse oficial la decisión de Aydin Menderes, uno de los dirigentes del FP, de dimitir de su cargo en protesta por la actitud del partido en el caso Kavackçi.

[Unos 2.000 islamistas turcos se enfrentaron ayer a la policía en la ciudad de Malatya, al este del país, en el transcurso de una manifestación en defensa del velo islámico. La manifestación, que la policía dispersó con material antidisturbios, se convocó en protesta por la decisión del rector de la Universidad Inonu de Malatya de prohibir el velo a las estudiantes, según informa Efe].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 1999