Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reprobación del rector sume en la crisis a la Universidad de Oviedo

La oposición se plantea presentar una moción de censura

El rector de la Universidad de Oviedo, Julio Rodríguez, no está dispuesto a dimitir, pese a haber sido reprobado por el claustro el pasado miércoles por su gestión al frente de la institución académica asturiana, y la oposición, aglutinada en la plataforma. Otra Universidad, duda si presentar una moción de censura a sólo un año de las elecciones claustrales y rectorales.Algunos de los catedráticos que encabezan la oposición al rector creen que la solución idónea es que éste dimita, una vez que se ha constatado que ha perdido la confianza del claustro, de forma que no les obligue a recurrir a una medida tan drástica como una moción de censura.

Mientras tanto, la universidad asturiana sigue sin aprobar sus presupuestos para este año por el enfrentamiento abierto del rector con el presidente del Consejo Social y con el Principado. La moción de censura tiene dificultades para triunfar. Los estatutos exigen que sea respaldada por 201 de los 400 claustrales, cualquiera que sea el número de ellos que ejerzan su derecho al voto.

A la votación de la propuesta de reprobación, aprobada la semana pasada, acudieron 320 miembros, de los que 160 lo hicieron contra el rector, 143 a favor y 17 se abstuvieron. La plataforma Otra Universidad, que aglutina al sector antagonista al rector, tiene previsto debatir a finales de esta semana su estrategia.

Los críticos esperarán hasta entonces para dar tiempo al rector a que sea él quien tome la iniciativa para desbloquear la insólita situación en que ha quedado el equipo de gobierno de la institución tras su reprobación.

Sin embargo, todo indica que el rector no dimitirá. Así lo manifestó tras su reprobación. En su opinión, la votación del claustro sólo ha evidenciado que él ha reducido sus apoyos de los 212 que lo votaron en 1996 a 143, y que la oposición ha reforzado sus posiciones de los 160 votos que aglutinó hace tres años a 178. Para su relevo, advirtió Rodríguez, "el procedimiento a seguir, según los estatutos, es la moción de censura, con la presentación de un candidato alternativo y de un programa".

Santos González, decano de la Facultad de Ciencias, que fue derrotado por Julio Rodríguez en las últimas elecciones, y Juan Vázquez, ex decano de Económicas, que optó al rectorado sin éxito hace siete años y que en la actualidad es vicerrector de la UIMP, son algunos de los posibles candidatos del sector crítico al rectorado.

Fuentes de Otra Universidad niegan que dirimir entre los varios aspirantes que militan en esta plataforma sea una dificultad que les disuada de presentar la moción de censura. Si ésta no se presenta finalmente, dicen, será porque se habrá optado por esperar a las elecciones y porque la aritmética no es favorable. La universidad vive, pues, sumida en la crisis y el desconcierto. Su equipo rectoral ha perdido la confianza del claustro, y los presupuestos del presente año siguen sin ser aprobados. El Consejo Social de la universidad, con el que el rector está frontalmente enfrentado, no está dispuesto a respaldar unos presupuestos que no se ajustan a los ingresos con que cuenta la institución e incurre, un año más, en gastos superiores a sus disponibilidades económicas. La gestión económica del rector, el bloqueo de las cuentas, su estilo de gobierno y su confrontación abierta con el presidente del Consejo Social, con el director regional de Universidades y con el Gobierno del Principado han sido tres de los argumentos esgrimidos por la oposición el pasado miércoles para reprobar sus tres años de mandato universitario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de mayo de 1999