Pujol reprocha al ministro cómo se gestionan los aeropuertos y reclama su traspaso

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, afirmó ayer en Madrid, tras reunirse con el ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, que no está satisfecho "de cómo funciona esto", en referencia a la gestión de los aeropuertos españoles y a la situación que sufren éstos desde hace más de un mes. El líder de CiU resaltó que el tráfico aéreo tiene mucha importancia para la sociedad y la economía catalana y que el aeródromo de Barcelona "no recibe el trato ni se le saca el partido que debiera". Pujol volvió a repetir que no pide la dimisión del ministro: sólo exige que se solucionen los problemas.

Más información

El presidente de Cataluña se mostró "confiado" en que el caos del tráfico aéreo pueda resolverse cuanto antes. Pujol justificó la negativa de su partido a aceptar la reprobación de Arias-Salgado la semana pasada en el Congreso al afirmar que CiU otorga su apoyo "no a un ministro, ni tan siquiera a un Gobierno, sino a una política económica, de integración europea y de modernización", para luego puntualizar que "evidentemente la modernización de un país pasa por el buen funcionamiento de los aeropuertos, pero hay que sumar y restar todo lo demás y hacer balance". Pujol presentó a Arias-Salgado su propuesta de descentralización de la gestión de infraestructuras aeroportuarias, que cree "esencial", ya que el actual funcionamiento, según Pujol, está perjudicando seriamente al aeropuerto de Barcelona.

El líder de CiU es consciente de que Fomento se inclina por la privatización de la gestión, en lugar del traspaso a las comunidades autónomas, pero no da la partida por perdida: "Las posiciones de cada uno pueden modificarse según las circunstancias".

El ministro de Fomento, antes de recibir al presidente de la Generalitat, se reunió con el máximo dirigente de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA), Felipe Navío, para explicarle las medidas que tomará el ministerio para intentar solucionar el caos aéreo. Al concluir el encuentro, Navío afirmó que espera que el futuro depare un modelo de gestión aeroportuaria privada, que él prefiere al de transferencia a las comunidades autónomas. Respecto a la reducción de vuelos, el presidente de AECA trasladó al ministro la intención de las compañías aéreas de mantener la programación de vuelos. Navío utilizó el argumento del propio Arias-Salgado de que el aeropuerto de Madrid-Barajas tiene suficiente capacidad para absorber el crecimiento de estas compañías. "Si Barajas no ha llegado al techo de su capacidad para 75 vuelos a la hora no tiene sentido recortar la programación de las compañías".

Por otra parte, la caótica situación de las conexiones con la península provocó ayer en Canarias que varios grupos políticos y empresariales exigieran soluciones urgentes tanto a la compañía Iberia como al Gobierno. El vicepresidente del Ejecutivo autónomo, Lorenzo Olarte, llegó a criticar a su grupo parlamentario (Coalición Canaria) por no haber sido "más duro" con el responsable de Fomento cuando se discutió en las Cortes su reprobación, informa Jaime Pérez-Llombet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de abril de 1999.

Lo más visto en...

Top 50