Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN se plantea ya abiertamente la posibilidad de una acción terrestre en Kosovo

Estados Unidos y el Reino Unido introdujeron ayer en la OTAN el debate sobre la posibilidad de que sea inevitable un ataque terrestre contra Yugoslavia para asegurarse la victoria en la guerra contra el presidente Slobodan Milosevic. El Gobierno norteamericano anunció que, si la OTAN se lo pide, está dispuesto a reconsiderar los planes de una invasión, que exigiría la participación de hasta 200.000 soldados. Londres advirtió que el despliegue terrestre se producirá finalmente, con o sin la autorización de Milosevic.

MÁS INFORMACIÓN

El propio secretario general de la OTAN, Javier Solana, se refirió ayer a la posibilidad de una acción terrestre, sin condicionarla ya a un acuerdo previo con Milosevic. "La intervención terrestre es imposible sin mermar antes la capacidad del Ejército serbio", dijo. El ministro de Defensa británico, George Robertson, aseguró que "los bombardeos serán seguidos de un despliegue de fuerzas en tierra". Tony Blair transmitió ayer al Parlamento británico la posibilidad de que sea necesaria la acción terrestre. También el secretario de Defensa norteamericano, William Cohen, anunció que EE UU está de acuerdo en reactualizar viejos planes de la OTAN para invadir Kosovo. Canadá avanzó que participaría en esos planes. En España, el ministro de Defensa, Eduardo Serra, señaló que el Gobierno apoyaría una acción terrestre si así lo decidiera la Alianza, pero precisó que hoy se sigue apostando por la intervención aérea. Su colega de Exteriores, Abel Matutes, insistió en que deben explorarse más las vías diplomáticas y que la ONU y Rusia deben involucrarse más en la búsqueda de una solución pacífica. Para el Gobierno español, según Matutes, la OTAN debe tener "un carácter subsidiario" con respecto a las Naciones Unidas en tareas de mantenimiento de la paz y la seguridad internacional. El enviado especial ruso, Víktor Chernomirdin, viajará mañana a Belgrado para intentar convencer a Milosevic de que acepte las condiciones de la ONU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de abril de 1999

Más información

  • El enviado ruso llega hoy a Belgrado para intentar que Milosevic acepte las condiciones para la paz