La renta básica en Navarra alcanzará hasta el 125% del salario mínimo interprofesional

La nueva renta básica aprobada por el Gobierno de Navarra prevé un máximo de ayudas del 125% del salario mínimo interprofesional (actualmente 69.270 pesetas) a partir del tercer miembro en la familia beneficiaria. El objetivo final de estas ayudas es la cohesión social y para ello se establece una serie de compromisos que deberá aceptar el beneficiario encaminados a su inserción sociolaboral. El consejero de Bienestar Social del Ejecutivo navarro, Calixto Ayesa, explicó ayer que esta renta, derivada de la ley por una Carta de Derechos Sociales y del programa contra la Exclusión Social, aprobados por el Parlamento foral, parte del 75% del salario mínimo interprofesional en el caso de un miembro. En el caso de dos miembros, la ayuda aumenta un 15% y, cuando la unidad familiar supera el tercer miembro, la ayuda es del 125% del salario mínimo. Para ser beneficiario de esta renta sus perceptores, incluidas las parejas de hecho, deberán firmar en el plazo de dos meses desde la concesión un acuerdo con los servicios sociales para su inserción social. A cambio, la Administración les ofrecerá una serie de servicios sociosanitarios, formativos y laborales para superar la situación de exclusión, ayudas que deberán ser aprovechadas porque si no serán canceladas. Ayesa dijo que, en última instancia, se pretende que la renta básica no sólo sirva para paliar las necesidades más urgentes, sino también para remediar la raíz del problema. A la hora de hacer el cómputo económico para evaluar quién tiene derecho a la renta básica, se excluyen becas, ayudas a vivienda, pensiones y minusválidos.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de abril de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50