Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multada una pareja por practicar el sexo matutino en la Casa de Campo

La Patrulla Verde de la Policía Municipal adquiere una nueva dimensión. El pasado martes 13 de abril, agentes de este grupo multaron a una mujer y a un hombre por practicar "actos de naturaleza indecorosa" (sexo bucal), en un coche estacionado en la cuneta de una carretera de la casa de Campo, según adelantó la cadena SER. Eran las 11.25 del 13 de abril. Los agentes aplicaron una ordenanza franquista redactada en 1961 que mezcla el decoro en la vía pública con las molestias ocasionadas por talleres de coches.

El hombre contrató los servicios de la mujer, que ejerce la prostitución en la Casa de Campo desde hace varios años. Lo hizo antes del mediodía, y ése fue su error. El Ayuntamiento de Madrid, según pudo comprobar, sanciona el sexo matutino en los parques públicos. La pareja, según la versión de la Policía Municipal, se encontraba semidesnuda en la parte posterior de un coche. Practicaban el sexo bucal. Ambos se dieron cuenta de la presencia cercana de varias personas, pero siguieron. Dos agentes de la patrulla ecológica, de servicio por la Casa de Campo a la busca de delitos que atenten contra el medio ambiente, se acercaron y les llamaron la atención.

Según fuentes policiales, los denunciados se sorprendieron al ver cómo se acercaban los dos agentes. Después, al ser apercibidos, se negaron a firmar la multa y pidieron explicaciones a los policías. No entendían por qué les denunciaban. Además, preguntaron por el importe de la sanción, pero los agentes no contestaron. Un portavoz de la Policía Municipal explicó ayer que los policías no pueden fijar la cuantía de las multas cuando se formula este tipo de denuncias. El equipo jurídico del Ayuntamiento será el que, en última instancia, dictamine la cantidad que deberán pagar por las prácticas sexuales matutinas.

"No estamos detrás"

El portavoz policial aclaró que los agentes que vigilan la Casa de Campo "no están detrás de todos las parejas que acuden ahí". "Se trata, seguramente, de un caso excepcional, y lo demuestra el hecho de que no nos consta que hayan sido multadas muchas parejas por algo similar", añadió. "La actitud de la pareja tuvo que ser demasiado evidente o hicieron algo que llamó mucho la atención del agente", agregó el portavoz. Los policías, según consta en el boletín de denuncia, discutieron a la hora de describir la práctica sexual que llevaba a cabo la pareja cuando fue sorprendida y acabaron escribiendo cunilingus. El concejal de Medio Ambiente, Adriano García-Loygorri, de cuya área depende la Patrulla Verde, no quiso enjuiciar lo ocurrido en la Casa de Campo. "Es un asunto más de orden público que ecológico. No hay que olvidar que la Policía Ecológica es, antes que nada, policía, así que, si ven algo que consideran punible, lo castigan".

El concejal de Seguridad, José Ignacio Echeverría, del PP, tampoco quiso profundizar en la sanción. "No conozco los detalles que rodean al caso, y sin ellos es muy difícil dar una opinión acertada. Lo primero que tengo que hacer es enterarme", explicó. Echeverría, con todo, no quiso desautorizar a los agentes. "Si han multado, por algo será; seguramente estaban molestando a los demás o algo así, y a lo único que pudieron agarrarse para sancionar fue a esta ordenanza tan antigua". El edil prometió examinar el caso "con más rigor y actuar en consecuencia".

La oposición municipal criticó ayer la actuación de la Patrulla Verde, informa Azucena Criado. "Es una barbaridad que tengamos a la Patrulla Verde haciendo de policía en temas de moral. El PP nos quiere resucitar las normas preconstitucionales. Con esa actitud terminaremos en la época del franquismo", afirmó la concejal socialista Patrocinio de las Heras.

"Si la pareja estaba molestando por algún motivo en una zona donde puede haber niños, lo único que cabe es la advertencia, pero no una sanción basada en una norma completamente desfasada. El respeto a la intimidad es un hecho reconocido por la Constitución, y los responsables políticos que han avalado la actuación de la Patrulla Verde se merecen una reprobación", concluye De las Heras.

La edil de IU Marisa Castro también denunció la actitud de los agentes ecológicos del Ayuntamiento y de sus responsables políticos. "Estoy perpleja. La patrulla verde no está para cuidar de la moral personal de cada uno, y no es mediante multas como se resuelve el grave tema de la prostitución que existe en la Casa de Campo". A juicio de Castro, las medidas que se deben adoptar para este caso dependen de la hora y la zona en la que se sorprendió a la pareja, pero en ningún caso está justificada la sanción. "Eso es propio de la moral de países como Estados Unidos, pero no de España. Parece que el presidente estadounidense, Bill Clinton, no sólo manda en el presidente José María Aznar, sino también en el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano", concluyó Castro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de abril de 1999

Más información

  • La Policía Municipal aplica una ordenanza franquista de 1961