Un saludo frío a las puertas de una sala rociera

Gabriel Díaz Berbel y Juan de Dios Martínez Soriano abandonaron cada uno por su cuenta la sede del PP en Sevilla tras negociar infructuosamente un acuerdo sobre la candidatura y ayer, hasta pasadas las 20.00 horas, mantuvieron las distancias habituales, cada cual en su tarea. A esa hora, y actuando como notario el portavoz del partido en el Parlamento, Antonio Sanz, los dos coincidieron en un acto preparatorio de las elecciones ante poco más de un centenar de afiliados y simpatizantes. El saludo de ambos fue protocolario, más para atender las demandas de los fotógrafos que por propia iniciativa. Al acto, celebrado en una sala de fiestas rociera, habían sido invitadas 700 personas. Sanz y Martínez Soriano fueron relativamente puntuales. El alcalde, en cambio, llegó con treinta minutos de retraso a causa, dijo, de una reunión de la Fundación Granada para la Música, que rige los destinos de la orquesta granadina y que él preside. Las intervenciones fueron también de guante blanco. Sólo el vicepresidente del partido, Francisco Pertíñez, aludió a la confección de la lista. "Tenemos tantos y tan buenos candidatos que ocurren cosas así", dijo.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 08 de abril de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50