Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FARMACOLOGÍA

La píldora de la memoria no hace efecto

Una investigación realizada por la Universidad holandesa de Maastricht ha revelado que uno de los productos más vendidos en el mundo contra la pérdida de la memoria, ginkgo biloba, no tiene ningún efecto. En teoría, la medicina, cuyo producto activo se extrae de las hojas del árbol chino ginkgo, mejora la circulación sanguínea en el cerebro y en las extremidades. En España, este fármaco se vende en cinco presentaciones distintas y tiene una importante cifra de ventas.El estudio, que comenzó en 1994, fue realizado entre más de dos centenares de ancianos que sufrían demencia o algún trastorno de la memoria. Los pacientes, que se encontraban en residencias para la tercera edad, tenían una media de 80 años. Una parte de ellos recibió la dosis normal diaria de 160 miligramos de ginkgo durante medio año y el resto ingirió, sin saberlo, placebos. "Al final no pudimos constatar ninguna diferencia relevante entre los dos grupos", asegura Martien van Dongen, epidemiólogo responsable de la investigación, que se muestra sorprendido por el resultado.

Su equipo ha tardado varios meses en hacer públicas las conclusiones de la investigación, que contradicen los más de 50 estudios que se han realizado en los últimos años, desarrollados por los laboratorios, en los que se ha basado la promoción del producto.

"Hemos comprobado cuidadosamente nuestros datos y no albergamos ninguna duda", asegura el investigador, que ha realizado el estudio a petición del laboratorio que comercializa el ginkgo biloba en Alemania. Van Dongen considera que la diferencia de sus resultados puede explicarse por el hecho de que su estudio ha sido realizado en un periodo de tiempo más largo y en una población más amplia que los realizados anteriormente.

Los investigadores han descubierto además un cierto efecto adictivo en esta medicina. "Los pacientes que consumieron el producto durante 12 semanas estaban más irritables e impacientes y dormían peor", dice Van Dongen, quien insiste en que no estudiaron detalladamente este aspecto. En la mayoría de los países, el ginkgo biloba se comercializa en herbolarios y tiendas naturistas, en forma de pastillas y gotas, y la dosis mensual cuesta al consumidor alrededor de 3.500 pesetas. En Estados Unidos se calcula que cerca de 11 millones de personas mayores lo utilizan habitualmente, pero en los últimos años se ha registrado un significativo incremento entre la población de estudiantes que ingieren la píldora con la esperanza de mejorar los resultados de sus exámenes.

En Europa se empezó a comercializar a mediados de los años sesenta, y en Alemania, donde se puede adquirir en farmacias, fabricada por los laboratorios Schwabe, es la medicina más vendida en el país. En 1994 se vendieron cuatro millones de cajas y la Seguridad Social corre con los gastos, que aquel año ascendieron a más de 2.000 millones de pesetas. Cinco marcas

[En España, el ginkgo biloba se comercializa en cinco especialidades distintas. Sólo una de ellas está incluida en la Seguridad Social. Se trata de la marca Tanakene, comercializada por Sanofi, que se presenta en forma de solución líquida.

Las otras cuatro se venden como especialidades publicitarias y no precisan receta. Se trata de las marcas Normocir (ampollas bebibles), del laboratorio Inkeysa; la marca Ginkgo Biloba Leo (comprimidos), de Byk-Leo; la marca Ginkgo Biloba Orto (grageas), del laboratorio Normon, y Fitokey-Ginkgo (cápsulas), también de Inkeysa].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999