Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega Muñoz expone la "esencia del paisaje"

Cultura reúne en el antiguo MEAC más de un centenar de obras que conservó el artista

Una exposición de 115 cuadros del artista extremeño Godofredo Ortega Muñoz (San Vicente de Alcántara, Badajoz, 1905-Madrid, 1982), que se presenta hasta el 2 de mayo en las salas del antiguo Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC), de Madrid, resume "la esencia del paisaje" a través de unas obras que pertenecieron al artista y conserva su familia. "Es un pintor que con el tiempo va a más", dice el historiador Javier Tusell, comisario de la exposición organizada por el Ministerio de Educación y Cultura. A su inauguración asistieron Manuel Fraga y Carlos Robles Piquer, por amistad con el artista y familia, junto con el ministro Mariano Rajoy. Desde la antológica de 1970 en el Casón del Buen Retiro, de Madrid, no se había visto otra muestra de Ortega Muñoz, cuyos paisajes -"la esencia del paisaje", según Gerardo Diego- identifican al artista que conoció el éxito sobre todo en los años sesenta y setenta. Javier Tusell dice que "ahora que se vuelve al gozo de la pintura las nuevas generaciones van a ver a un pintor en todo su esplendor".La muestra, presentada por orden cronológico, sigue también la biografía del pintor, que tiene una trayectoria cosmopolita hasta el año 1939, en que regresa a España tras viajar en los años veinte por Europa, Asia Menor y Egipto y vivir en Italia durante cinco años. Después de la guerra se instala en su pueblo natal y en 1952 se traslada a Madrid. Dos años más tarde obtiene el gran premio de la Bienal Hispanoamericana de La Habana.

"Al principio pinta figuras y ambientes de pueblos extremeños y luego evoluciona hacia una pintura ingenuista que choca con el academicismo de la época", declara Javier Tusell. "Es el gran paisajista de la posguerra, que recorre Castilla, Extremadura, Canarias, La Rioja, con unas referencias a los paisajes de Palencia, Caneja o Vaquero, un mundo cercano a la Escuela de Madrid, aunque Ortega Muñoz fue muy independiente, con unos paisajes enormemente elegantes, como se puede apreciar en la trayectoria completa de esta exposición".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de marzo de 1999