GENTE

BASURA DE ALTURA

El montañero alavés Juanito Oiarzabal, que acaba de presentar su próxima expedición al Annapurna, la última cumbre que le resta para completar los 14 ochomiles que existen en el planeta, quizá se encuentre un panorama más limpio. Porque un grupo australiano de protección del medio ambiente recogió 56.000 botellas vacías de cerveza en las faldas del Everest, en el marco de una campaña para limpiar la montaña más alta del mundo. Una fuente del Ministerio de Turismo nepalí indicó que el Gobierno ha prohibido en la región del Everest todas las botellas y sólo ha autorizado objetos que sean reciclados por los campesinos. Un responsable del mismo ministerio afirmó que existen unas 50 toneladas de desechos en el entorno del Everest, a pesar de las precedentes campañas de limpieza. En la expedición alavesa al Annapurna, que lidera Oiarzabal, irán los también montañeros Eneko Pou, Juan Vallejo y el médico Jon Armentia. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de marzo de 1999.

Se adhiere a los criterios de