Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barajas sufre otra jornada de retrasos por las nuevas rutas aéreas

Los aviones sufrieron una demora media superior a los 30 minutos en sus operaciones

Las nuevas rutas aéreas que han entrado esta semana en servicio en el centro de Europa han causado, por un efecto dominó, nuevos retrasos en Barajas. Ésa fue, al menos, la explicación que dieron los portavoces del aeropuerto. En la jornada de ayer, las demoras se incrementaron con respecto al viernes y llegaron hasta los 31 minutos de media. Esta tardanza en la salida o en el aterrizaje afectó, de alguna forma, a los 649 aviones que operaron en Barajas.

El aeropuerto de Barajasatribuyó el retraso a las restricciones impuestas por el control aéreo de Bruselas. Este organismo, que ordena los movimientos de los aviones en el centro de Europa, ha limitado entre el 10% y el 50% el tráfico en Francia, Italia, Suiza y Alemania, debido a la entrada de nuevas rutas. Esta medida, impuesta el pasado jueves y que durará unos dos meses, se adoptó para aumentar la seguridad durante el tiempo en que los pilotos aprenden las recién estrenadas sendas aéreas.Un portavoz de Barajas aseguró que las demoras de los aviones procedentes de Zúrich, Amsterdam, Bruselas, Francfort y Londres, entre otros, motivaron que el retraso medio de Barajas llegara a los 31 minutos hacia las seis de la tarde. Por la mañana, la impuntualidad fue menor y se situó en los 21 minutos. El citado portavoz se negó a facilitar el número exacto de aviones que salieron o aterrizaron en Barajas con retraso por no "considerarlo representativo".

"Al llegar con retrasos por las condiciones impuestas por el control europeo, también salen con demoras de Barajas. Todo este retraso se va acumulando y dilatándose según pasa el día", señaló el citado portavoz de Barajas, quien añadió que la lluvia caída durante el día y el mal tiempo hubiesen influido en los retrasos.

La media hora de demoras también se debió, en parte, a que los aviones procedentes de A Coruña y de Santiago de Compostela llegaron tarde, en este caso, por el mal tiempo de Galicía, según el portavoz de Barajas, .

El aeropuerto también se benefició del bajo número de movimientos que tuvo ayer (649). El tráfico normal de Barajas es de aproximadamente 900 vuelos al día. Con este número de operaciones, la demora de ayer habría sido mayor debido a la acumulación de minutos, explicó el portavoz del aeropuerto madrileño.

El retraso llegó el viernes hasta los 25 minutos. Ese mismo día, AENA inauguró las nuevas rutas de despegue nocturno de la tercera pista. El fin de este cambio de trayectorias es evitar el ruido que sufrían cuatro urbanizaciones de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes. Pero la medida, según la Plataforma contra el Ruido de Barajas, no ha tenido éxito. Éste colectivo asegura que el ruido alcanzó los 80 decibelios durante la madrugada del jueves al viernes.

El Ayuntamiento de Algete (12.300 habitantes) también se ha sumado a las críticas al aeropuerto de Barajas. Asegura que se han recibido muchas quejas de vecinos han comenzado a oír aviones desde la madrugada. Estas protestas provienen en especial de los cerca de 4.000 vecinos de la urbanización Santo Domingo, situada a unos nueve kilómetros del centro de Algete. Los afectados aseguran que los aviones pasan cada tres minutos y a muy baja altura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999