Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escasez de gasolina en el sexto productor de petroléo

El Gobierno federal no existe en amplias zonas de Nigeria: escasez de escuelas, hospitales o infraestructuras básicas. La inflación, que descendió de un 72% en 1995 a un 8,6% en 1997, repuntará en 1999 por encima del 20%. La deuda exterior supera los 32.000 millones de dólares y está pendiente de renegociación con el Club de París, el principal acreedor. La renta per cápita es 260 dólares, tres veces menos que en 1980.Pero hay síntomas que superan cualquier estadística. En el sexto país productor de petróleo de la OPEP, con dos millones de barriles diarios de producción, no hay apenas gasolina fuera del mercado negro. La demanda interior diaria es de 114.000 barriles de gasolina o gasoil, pero de las cinco refinerías existentes en Nigeria sólo dos funcionan, y no a pleno rendimiento: las de Warri y Port Harcourt, que juntas generan 50.000 barriles al día.

El inexistente mantenimiento de las instalaciones (la constante nacional, desde un water a una autopista) es el problema. Hace sólo una semana, el Gobierno de Abubakar aceptó, por primera vez en la historia del país, una auditoría externa de la empresa nacional de petróleo, tal y como exige el Fondo Monetario Internacional (FMI). Habrá sorpresas y, tal vez, penas de cárcel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999