Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las apuestas internas del Gobierno español en el "caso Pinochet"

Fuentes de La Moncloa creen que los jueces lores fallarán a favor de la inmunidad por 5 votos contra 2

"Vamos a tomar un tiempo para decidir nuestras opiniones y comunicaremos a la Cámara de los lores el resultado en su debido tiempo", dijo lord Browne-Wilkinson, presidente del comité de apelación que juzga la inmunidad del general Augusto Pinochet, el pasado 4 de febrero a las cuatro de la tarde, hora de Londres (cinco hora española). Desde que esta frase de fórmula, equivalente al visto para sentencia que enuncian los jueces en España, tuvo lugar hace hoy 23 días, la ansiedad tanto por el día del fallo como por el contenido del mismo ha ido in crescendo.La semana pasada, el abogado Michael Caplan, del bufete Kingsley Napley, visitó al general Pinochet en su casa de alquiler de Virginia Waters, en Surrey. Caplan, el general Salgado, que se ocupa del control de seguridad en la morada, y el coordinador de la campaña de imagen, Fernando Barros, mantuvieron con Pinochet una conversación sobre la situación y los próximos pasos a seguir. Entre los asuntos mencionados está la presentación de un recurso de revisión judicial, en la High Court of Justice, referido a la decisión del ministro del Interior, Jack Straw, por la cual el pasado 9 de diciembre se procedió a iniciar el juicio de extradición del ex dictador. Otro de los asuntos a informar era la previsible prórroga de las audiencias de extradición, hasta el 22 de marzo, por parte del magistrado Graham Parkinson, a cargo del trámite, habida cuenta de que no hay indicios de una fecha para el fallo de los siete jueces lores sobre el tema de la inmunidad. Y este fallo lo condiciona todo.

Fuentes del Gobierno de José María Aznar trabajan de forma reservada con información de que el próximo fallo de los jueces lores será favorable al general Pinochet por una votación de 5 contra 2. Si, en efecto, cinco jueces lores son partidarios de la inmunidad del ex dictador, y dos votan en contra de ella, Pinochet podría regresar inmediatamente a Santiago de Chile y liberarse de una pesadilla que ya dura cuatro meses y medio.

La información de ciertos sectores del Gobierno español tiene una coincidencia total con los datos que se manejaban en vísperas del pasado 4 de febrero en Londres, el mismo día que finalizó el periodo de 12 sesiones en la cámara de los lores. En aquellos días se dijo que el Gobierno de Chile contaba con un informe confidencial de una abogada estadounidense en el que se vaticinaba un desenlace de 5 contra 2, a favor de la inmunidad del general Pinochet. A juzgar por manifestaciones de algunos miembros del Ejecutivo español, realizadas de manera privada, se confía en que el desenlace sería el apuntado. Esto es, que después de un susto de cuatro meses y medio, el ex dictador podría regresar finalmente a Chile.

Las deliberaciones de los jueces lores en los 22 días que han seguido a la sesión final del juicio no han dejado trascender ningún detalle, como es habitual, en el comité judicial que actúa en calidad de Tribunal Supremo en el Reino Unido. Con todo, la ausencia de esos detalles no disuade la especulación. Pero ésta se ha desarrollado completamente fuera del Reino Unido.

La onda que comenzó en los últimos días del juicio en Londres ha llegado, a juzgar por la información que manejan ciertos sectores del Gobierno español, a Madrid. "Solo un servicio de inteligencia podría disponer de información sobre lo que discuten los siete jueces lores", dijo ayer una fuente jurídica londinense a este periódico.

El interés del Gobierno español por el desenlace del caso es lógico. Primero, tramitó la extradición de Pinochet sin dilaciones, en plena campaña de su viaje al centro político; segundo, su decisión provocó enfrentamientos y roces con el Gobierno y con políticos chilenos de la Democracia Cristiana que ayudaron al Partido Popular en el plano internacional; tercero, la actitud del Gobierno de José María Aznar ha sido extraordinariamente valorada en las encuestas, al punto que se le ha subrayado como un gran factor de apoyo popular.

Ya con ocasión del fallo del pasado 25 de noviembre de 1998, en la Cámara de los lores, los servicios de la Moncloa apostaron, con información presuntamente sensible, al triunfo de la inmunidad de Pinochet por 3 contra 2. El resultado fue exactamente al revés: 3 jueces lores votaron contra la inmunidad y 2 a favor. También el Gobierno y la defensa del general Pinochet confiaban entonces en un resultado favorable de 3 contra 2.

En el desenlace final, aún sin fecha, jugará un papel esencial el presidente del tribunal, lord Browne-Wilkinson, el más antiguo del Tribunal Supremo. Pero para el desenlace hay que tener paciencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999