Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grupos de manifestantes cortan el tráfico en varias carreteras

Varias carreteras catalanas sufrieron ayer cortes de tráfico, por protestas vecinales en el caso de Cardedeu (Vallès Oriental) y Altafulla (Tarragonès). En Cardedeu, un centenar de vecinos cortaron por la mañana la travesía urbana de la carretera comarcal C-251 para reclamar la construcción de una variante, ante el gran número de accidentes que registra ese tramo, con una intensidad de tráfico de 25.000 vehículos diarios. La Plataforma Pro Variante, que efectuó la protesta, anunció que intensificará su campaña después de saber que la construcción de la obra no está prevista dentro de los Presupuestos de la Generalitat para este año. En Altafulla, un centenar de personas cortaron durante una hora la N-340 por cuatro puntos diferentes y la carretera local que une la localidad con la autopista A-7, también para exigir la construcción de una variante. Las carreteras pirenaicas registraron, en general, graves problemas. En la C-1411 llegaron a formarse colas de hasta 25 kilómetros, según la Jefatura de Tráfico. En otros puntos de la red viaria hubo también retenciones. En la autopista A-2, por ejemplo, hubo colas de 11 kilómetros entre Molins de Rei y Barcelona. Según la Dirección General de Tráfico, la fluidez de la circulación se restableció paulatinamente en las carreteras que conectan con el Pirineo y en los accesos a Barcelona. Por otra parte, hubo retenciones en varias carreteras debido a varios accidentes de tráfico que se saldaron con seis muertes durante el fin de semana. Dos accidentes mortales se produjeron en la província de Barcelona, otros dos en Tarragona y los dos restantes en Girona y Lleida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de febrero de 1999