Reportaje:

San Sebastián de la Samba

Cincuenta alumnos de la Escuela Municipal de samba se estrenan en el desfile de carnaval local

La samba nace del corazón. Ésta es la filosofía que inculca Fernando Marconi a los 70 alumnos a los que da clase en la Escuela de Samba de San Sebastián de los Reyes. Cincuenta de esos alumnos tocaron ayer los instrumentos típicos brasileños durante el desfile de carnaval de la localidad. Fue su presentación oficial, hubo nervios y mucha ilusión.Ataviados con pantalón blanco y camisa de flores, los alumnos de esta escuela encabezaron la comitiva carnavalesca a ritmo de samba y acompañados de dos bailarines oriundos de Brasil. El escenario no era precisamente el sambódromo de Río de Janeiro y los termómetros no marcaban tantos grados como al otro lado del Atlántico. Tampoco hizo falta. El público agradeció su presencia y su estilo a pesar de ser aún unos principiantes.

Ayer se cumplía sólo un mes de la inauguración de esta pionera escuela en la Comunidad de Madrid. La idea comenzó a gestarse el año pasado, cuando la Escuela Municipal de Música de San Sebastián organizó unos seminarios sobre las escuelas de samba de Brasil. El entusiasmo con el que acogieron grandes y chicos las primeras nociones sobre estas escuelas justificó la puesta en marcha de una en la localidad.

El siguiente paso fue adquirir los instrumentos, tarea nada fácil. En Madrid no hay ninguna tienda especializada. A través de una distribuidora holandesa se trajeron los instrumentos directamente de São Paulo. Tamborines, cajas, surdos (una especie de tambores grandes), panderos, ganzas (similares a las maracas), pitos, cuicas (algo así como zambombas del revés), repeniques (similares a los tambores castellanos). Y así hasta 15 instrumentos diferentes, todos de percusión y genuinamente brasileños.

Lo que no se esperaba nadie era el éxito que iba a tener la escuela. En principio sólo se iba a formar un grupo de adultos y otro de niños. La avalancha de interesados de toda la región -hay alumnos de Getafe, El Escorial o de Alcalá de Henares- rompió los pronósticos. Se hicieron tres grupos de adultos. "Lo bueno es que para apuntarse a la escuela no es necesario saber música. De hecho, la mayoría de los alumnos no han tocado nunca un instrumento. Además, la samba es muy visceral y tampoco requiere conocimientos especiales para comenzar a aprender", dice Fernando Marconi, oriundo de São Paulo y profesor de una escuela similar en Berlín durante cinco años.

La directora de la Escuela Municipal de Música de San Sebastián, Amelia Caro, de quien depende esta escuela considera que el éxito radica en que muy pronto se llevan a la práctica los conocimientos que se adquieren".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS