Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria admite que Telecable es la única empresa del sector con ayudas

El secretario de Estado de la Energía, José Manuel Serra Peris, defendió ayer la legalidad de todas las subvenciones de Industria. Sin pretenderlo, añadió algunas dudas a las ya existentes. Así, por ejemplo, reconoció que la polémica subvención con cargo a los fondos mineros de 511 millones para Telecable de Asturias (pese a que la norma en vigor prohíbe las ayudas a las empresas de servicios) ha sido única. Ninguna otra empresa del sector ha solicitado ayudas similares para su actividad.

El secretario de Estado hizo un auténtico ejercicio dialéctico a lo largo de su intervención, y, por ejemplo, justificó dos de las ayudas más polémicas, las de la empresa Uría Motor (del ex consejero castellano-leonés condenado por prevaricación Miguel Pérez Villar) y las destinadas a las telecables asturianas, en que fueron destinadas únicamente a la parte industrial de los proyectos presentados.En otras palabras, según Serra, los 49 millones de pesetas que recibió Uría Motor de los fondos mineros no fueron para el proyecto global, que incluía un concesionario de automóviles y un taller industrial, sino sólo para este último. Añadió que se han subvencionado 14 talleres de este tipo, por un importe de 132 millones.

De igual forma, los 511 millones aprobados para la única empresa del sector del cable en España que ha solicitado subvenciones no se destinan al proyecto global, sino, siempre según Serra, únicamente a la parte de actividad industrial del proyecto, esto es, el diseño, instalación y mantenimiento del proyecto de fibra óptica, que calificó de autopista de la información vital para el desarrollo de Asturias.

El secretario de Estado calificó de "prueba de transparencia" el hecho de que el día antes de que saltara a la opinión pública la polémica subvención a las telecables de Asturias Industria presentara a los sindicatos un proyecto para modificar la orden ministerial de marzo de 1998 referida a los fondos mineros, que prohíbe expresamente subvencionar los proyectos empresariales del sector servicios.

En la nueva redacción propuesta a los sindicatos se consideran subvencionables los proyectos de servicios que tengan "contenido industrial".

Serra enumeró, uno por uno, todos los casos polémicos surgidos en las últimas semanas. Además de Uría Motor y las telecables de Asturias, se refirió a la subvención de 198 millones para la empresa Textil Torcidos Ibéricos, a las ayudas concedidas al municipio jiennense de La Carolina, regido por el senador del PP y fundador de AP Ramón Palacios, y a la actuación del departamento en relación a la empresa Ercros, que dirigió el actual ministro de Industria, Josep Piqué.

En todos los casos mencionados, el secretario de Estado defendió la estricta legalidad de las decisiones adoptadas. Destacó que las subvenciones están supervisadas por un comité de evaluación y autorizadas por la Intervención General del Estado o por la Intervención Delegada en el Ministerio de Industria. Estos controles, resaltó Serra, no existían en etapas de Gobierno anteriores.

La polémica que rodea determinadas subvenciones y actuaciones de Industria volverá hoy al Parlamento. La Junta de Portavoces del Congreso analizará la nueva petición del PSOE, IU y Grupo Mixto para que se constituya una comisión de investigación sobre la gestión de Piqué al frente del ministerio.

La polémica estará también presente en la sesión de control del Gobierno de mañana, miércoles. El portavoz de Administraciones Públicas, José Luis Rodríguez Zapatero, preguntará al Ejecutivo "si persiste el señor Piqué en negarse a asumir su responsabilidad política ante las graves irregularidades en la concesión de subvenciones del Ministerio de Industria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de febrero de 1999

Más información

  • Uría Motor y el cable recibieron ayudas sólo para su parte industrial