Ribó propone fijar el destino de los ingresos del nuevo pacto fiscal

Iniciativa per Catalunya (IC) considera tan prioritario negociar un nuevo sistema de financiación autonómica como consensuar el destino de los ingresos adicionales que Cataluña obtenga con este nuevo modelo. El presidente de esta formación, Rafael Ribó, lanzó ayer en Reus una propuesta a los partidos políticos de izquierda para negociar en qué se invertirán los 300.000 millones de pesetas que Cataluña puede obtener con el sistema fiscal que se aplicará a partir del año 2001. Para ello, se mostró partidario de que la ponencia parlamentaria creada en la Cámara autonómica aborde ambos temas. Ribó cerró ayer en Reus (Baix Camp) el ciclo de conferencias que, organizado por la empresa municipal de desarrollo económico de la ciudad, ha congregado a todos los líderes de los partidos políticos catalanes. El líder ecosocialista pronunció una conferencia de carácter marcadamente económico sin tampoco ahorrar agrias críticas a la política de Convergència i Unió (CiU). Respecto al nuevo modelo de financiación autonómica, Iniciativa ha calculado en unos 300.000 millones de pesetas el exceso de déficit fiscal de España con Cataluña, es decir, la diferencia entre lo que recauda y lo que invierte en esta comunidad autónoma. Esta cantidad es el resultado de aplicar, en el caso español, los mismos criterios de cohesión y solidaridad que utiliza la Unión Europea (UE) para su financiación. Mala gestión Para Ribó, las fuerzas políticas de izquierdas deberían consensuar el destino de estos ingresos adicionales que, en cualquier caso, no deberían invertirse en sufragar la deuda de la Generalitat porque, a su entender, ésta es el resultado de la mala gestión económica de los nacionalistas. Para el presidente de IC, esta cifra tendría que repercutir en incrementar la economía productiva de Cataluña y en mejoras sociales de los ciudadanos. Rafael Ribó criticó muy duramente a los nacionalistas en temas como la política administrativa y territorial, que calificó de excesivamente burocratizada y de haber extrapolado en Cataluña el modelo centralista de la España de antaño. Así, apostó por fomentar la descentralización dotando a los consejos comarcales de las competencias y de los recursos suficientes para que puedan prestar servicios supramunicipales y de que la Generalitat sea la única Administración existente en Cataluña. En el mismo sentido, el líder de Iniciativa urgió a reformar la ley electoral, suprimiendo la proporcional d"Hont, y a promover mayores cuotas de participación ciudadana. Por ejemplo, citó el pleno reconocimiento de derechos a los inmigrantes residentes en Cataluña y la supresión de la inmunidad parlamentaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50