Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pescadores españoles llegan a un indefinido "principio de acuerdo" con Gibraltar

La Mesa de la Pesca y las autoridades gibraltareñas llegaron anoche a un "principio de acuerdo" para resolver el conflicto pesquero en las aguas cercanas al Peñón. Pero nadie explicó en qué consiste ese consenso básico y además el Gobierno español lo tildó de "papel mojado" horas antes de que se anunciase y aseguró que no le otorgará ningún reconocimiento. El ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, llegó incluso a utilizar un lenguaje poco habitual en la diplomacia: "Por mí, esos acuerdos, esas licencias o lo que sea los pueden colgar del palo mayor, los pueden llevar entre sus documentos o los pueden poner en un marco en su cuarto de baño".

Tras siete horas de negociación en un hangar al borde de la verja entre Gibraltar y La Línea, los integrantes de la Mesa de la Pesca aseguraron haber llegado a un principio de acuerdo con las autoridades del Peñón. Con las caras largas y muchas ganas de dar a entender que todo va bien, los representantes de los pescadores de La Línea y Algeciras dieron muy pocos detalles y se limitaron a subrayar que todo está preparado para volver a la situación de "normalidad" que reinó entre 1991 y principios de 1997.Hace ocho años, los legisladores gibraltareños establecieron una ley de protección ecológica, en la que un pequeño apartado prohibía la pesca con redes en las que ellos consideran sus aguas. Pero hasta hace un par de años esta norma no supuso ningún impedimento para los pescadores españoles, que siguieron usando los caladeros como en siglos anteriores. Por el momento lo que parece claro es que las autoridades gibraltareñas no han exigido que se imponga ningún tipo de límite al número de barcos en sus caladeros ni ningún sistema de licencias.

Si los pescadores por un lado y el Gobierno gibraltareño por otro aceptan el principio de acuerdo alcanzado por sus delegaciones, mañana tendrá lugar una rueda de prensa conjunta, protagonizada por el ministro principal de la colonia, Peter Caruana y los representantes de la Mesa de la Pesca.

El enojo del armador

Sin embargo, no todas las voces estaban ayer de acuerdo con esta visión positiva de las siete horas de negociación, y por ejemplo el presidente de los armadores e integrante de la Mesa de la Pesca, Pedro Maza, salió dando voces y bastante enojado del Ayuntamiento de La Línea, donde los negociadores ofrecieron una rueda de prensa a medianoche. La imagen del ministro Matutes, con quien los pescadores se reúnen hoy en Madrid tras hacer lo propio con el consejero de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, Paulino Plata, no ha mejorado gran cosa y el portavoz de los marineros, Miguel Alberto Díaz, llegó a tildar de "agónico" el ultimátum de 72 horas dado por Exteriores a Londres hace unos días.

Sobre el juicio el próximo día 10 en Gibraltar a los tripulantes del Piraña, el último barco apresado por patrulleras británicas, la Mesa de la Pesca considera que no existen garantías de justicia suficientes y le han pedido a Caruana que haga lo posible para evitar esta comparecencia.

Por la mañana, Matutes restó importancia a las dimensiones de la zona marítima en disputa, alrededor de un kilómetro cuadrado, y señaló que el número de barcos afectados son unos 20 pesqueros artesanales que faenan por toda la zona. Recordó que sobre este tema se llegó a un acuerdo el pasado otoño con su homólogo británico, Robin Cook, del que nada tienen que decir ahora las autoridades locales de Gibraltar.

Peter Caruana, sin embargo, mantiene que la legislación local prohíbe pescar con redes en esas aguas, lo que no puede ser desautorizado por Londres. Para Madrid, ése es un problema entre el Reino Unido y su colonia.

Gaspar Zarrías, consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, puso en duda en Sevilla la existencia de algún acuerdo entre el Gobierno de España y el Reino Unido sobre el tema de la pesca, y acusó al Gobierno de "engañar" a los pescadores de la zona.

El delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, anunció que se concederán ayudas a los pescadores si el conflicto se prolongase.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de febrero de 1999

Más información

  • El Gobierno considera "papel mojado" cualquier pacto de la Mesa de la Pesca con el Peñón