Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las compañías ferroviarias atribuyen a supuestos suicidios el espectacular aumento de arrollados Cinco personas han muerto en los siete atropellos ocurridos durante enero

Los atropellos en vías ferroviarias se han disparado espectacularmente en enero. Cinco personas han muerto y dos han sufrido heridas graves en los siete accidentes ocurridos en el primer mes del año. Estas cifras quintuplican las de enero de 1998, cuando hubo un fallecido en el único atropello ocurrido. Las compañías ferroviarias no encuentran explicación a esta alza de siniestros, aunque apuntan que la mayoría de los casos son aparentemente suicidios. El metro de Bilbao, la última infraestructura ferroviaria habilitada, es la que menos siniestros de este tipo registra.

Los casi 500 kilómetros de vías férreas en el País Vasco -250 pertenecientes a Renfe, 179 a Eusko Tren, 30 a Feve y otros 30 kilómetros al metro de Bilbao- han sido escenario de más muertes de las habituales en el inicio de 1999. Cuatro viandantes y un viajero del ferrocarril han perecido en enero, a los que se han unido dos heridos graves, según los datos facilitados por las cuatro empresas que explotan este servicio en el País Vasco. La mayoría de estos siniestros se han localizado en Guipúzcoa. Concretamente, en las línea que unen Miranda de Ebro e Irún, de Renfe, y en la que enlaza la capital guipuzcoana y la vizcaína, de Eusko Tren. Otros dos atropellos han tenido lugar en la línea de cercanías que enlaza Bilbao y la Margen Izquierda. Los datos confirman, sin embargo, la negativa tendencia iniciada en diciembre pasado cuando se produjeron ocho arrollamientos -frente a la mitad registrados en noviembre-, todos ellos en las líneas que explotan Renfe y Eusko Tren en Guipúzcoa. A lo largo del pasado año, hubo 43 atropellos de personas en vías del tren del País Vasco. Unas 30 personas fallecieron en estos sucesos. "El año pasado se ha dado un salto importante en este tipo de accidentes", asegura un portavoz de la compañía vasca Eusko Tren. Causas ajenas al tren En concreto, durante 1988 el número de arrollamientos en las cuatro principales líneas de Eusko Tren (Bilbao-San Sebastián, Bilbao-Bermeo, San Sebastián-Hendaya y San Ignacio-Lezama) creció un 55% respecto a 1997. Un total de 14 personas murieron arrolladas frente a las 9 de hace dos años. Las compañías ferroviarias que operan en Euskadi no encuentran explicación a esta alza de siniestros que, recalcan, en la mayoría de los casos se debe a causas ajenas a ellas. Renfe -que explota la línea de cercanía a Bilbao, la Bilbao-Miranda y Miranda-Irún- incluye en sus estadísticas la denominación del tipo de accidente y tiene catalogados como suicidios la mitad de los 25 arrollamientos acaecidos el pasado año. La Ertzaintza elude, desde hace varios años, informar sobre este tipo de muertes para evitar que proliferen los intentos de quitarse la vida. Otro motivo habitual de los atropellos son colisiones con vehículos que quedan parados en las vías del tren. En el caso de Feve, que cubre la línea entre Bilbao y Balmaseda, los cuatro siniestros ocurridos el pasado año tuvieron como protagonistas a coches que intentaban atravesar un paso a nivel. En ninguno de los casos hubo fallecimientos. En este trayecto ferroviario, de poco más de 30 kilómetros, se han producido desde 1980 un total de 57 arrollamientos. A consecuencia de estos atropellos murieron nueve personas, 13 sufrieron heridas graves y 49 más, heridas leves. Según los datos facilitados por esta compañía de ferroviaria, los únicos intentos de suicidio -que no vieron cumplida su tentativa- ocurrieron en 1982 y 1983. Pasos a nivel del metro El metro de Bilbao, inaugurado hace poco más de tres años, es la infraestructura ferroviaria más nueva de Euskadi. Y la que registra menor incidencia de siniestros de estas características. En 1997 se registraron dos arrollamientos en el suburbano de la capital vizcaína. Uno de ellos fue un presunto suicidio. El otro se registró cuando el metro chocó contra un coche que circulaba en dirección contraria. El pasado año, en cambio, no se registró ni un atropello en los 30 kilómetros de vía por los que circula. El nacimiento oficial del metro de Bilbao ha implicado la progresiva supresión de los pasos a nivel, uno de los puntos donde mayor tasa de atropellos se produce. Un portavoz oficial del suburbano precisa el esfuerzo realizado por la empresa en este sentido. "Había 14 pasos al inaugurarse el metro y hasta ahora se han eliminado 12". El metro pretende proseguir esta política para eliminar los restantes: "Los dos que quedan se van a suprimir también próximamente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de enero de 1999