Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penas de cárcel por las agresiones a miembros del PP en la Diada de 1995 La Audiencia destaca la "trascendencia y relevancia de los hechos"

La Audiencia de Barcelona ha condenado a penas de hasta un año y tres meses de prisión a tres jóvenes independentistas por atacar a la comitiva del Partido Popular (PP) durante la Diada de 1995. El tribunal de la Sección Octava ha tenido en cuenta la "trascendencia pública, relevancia y gravedad de los hechos" para dictar la sentencia, que confirma las penas a los acusados por desórdenes públicos por el Juzgado de lo Penal número 20 de Barcelona. Según el senador Aleix Vidal-Quadras, que recibió el impacto de un objeto, la sentencia es justa.

La sentencia de la Audiencia de Barcelona únicamente revoca la condena de 150.000 pesetas de multa impuesta a uno de ellos por asociación ilícita, informa Efe. Los condenados son Antoni Claramunt, natural de Igualada, que cuando ocurrieron los incidentes era miembro de las juventudes de ERC y al que se le ha impuesto una pena de un año y tres meses de prisión y una multa de 450.000 pesetas por desórdenes públicos y daños; Ricard Ferrando, que deberá cumplir cuatro meses de prisión por desórdenes, y Jaume Martínez Porras, penado con un año y tres meses de cárcel por desórdenes. Ferrando, de 20 años, y Martínez, de 21, son vecinos de Santa Perpètua de Mogoda. La Audiencia da por probados los hechos expuestos ya en la primera sentencia condenatoria, en la que se calificó a los jóvenes de "delincuentes político-sociales". Los sucesos ocurrieron el 11 de septiembre de 1995 cuando una multitud se congregó ante el monumento de Rafael Casanova de Barcelona para conmemorar la Diada. Los disturbios se iniciaron al aparecer la comitiva del PP, encabezada por el diputado y senador Aleix Vidal-Quadras, para hacer su ofrenda floral. Según la sentencia, un numeroso grupo de personas, entre las que figuraban los tres acusados, profirieron gritos del tipo "¡fascistas, vosotros sois los terroristas!" y lanzaron huevos, monedas, piedras envueltas en papel y otros objetos contra los miembros del PP. Vidal-Quadras, que en el juicio arremetió duramente contra el nacionalismo catalán y los Mossos d"Esquadra, sufrió el golpe de un objeto en la oreja izquierda; a otro miembro del PP, Manuel Trujillo, el impacto de un huevo le produjo un corte de dos milímetros en la mejilla derecha, y otros dos miembros del PP también resultaron heridos de levedad. En aquella Diada del Onze de Setembre también se instaló un puesto de un colectivo independentista denominado Palestra que distribuyó pasquines y adhesivos con leyendas como "defender la tierra no es ningún delito" e inscripciones con las siglas del PP sobre una cruz gamada o dos cerdos portando banderas del PP y la cruz gamada. El tribunal confirma la condena por desórdenes públicos dada la "gran trascendencia pública de los hechos", que estuvieron precedidos de "descalificaciones políticas en campaña preelectoral", y rechaza la levedad de los incidentes que argumentó la defensa. PASA A LA PÁGINA 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de enero de 1999