Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La habilidad gana al conocimiento

Empresa multinacional líder en el sector X busca ingeniero, economista o licenciado en administración de empresas. Se requiere muy buen nivel de inglés y conocimientos en un segundo idioma. Su formación en informática deberá alcanzar al menos habilidades de usuario. Se valorarán cursos de posgrado y experiencia (dos años, al menos).El titulado que esté en condiciones de decir sí a este anuncio ficticio sería, según las recomendaciones de la empresa madrileña Círculo de Progreso, el licenciado perfecto. Y el empleo podría ser suyo.

¿Dónde? Los gráficos elaborados por Círculo de Progreso colocan a Madrid y Cataluña como las dos regiones en las que se ofertan más puestos de trabajo. Entre las dos suman el 60% de los empleos que se producen. Comunidad Valenciana, País Vasco y Andalucía son las siguientes. Hay que tener en cuenta la movilidad geográfica en función de la demanda local, avisa Círculo.

Otras consideraciones: la formación de base sigue siendo importante a la hora de contratar un titulado. Todos los conocimientos adquiridos redundarán en su beneficio y, en fin, que el saber no ocupa lugar; pero la tendencia actual a la hora de contratar concede menor importancia a los conocimientos -quizá ya se dan por supuestos- y mayor a las habilidades y capacidades, según explica María Benjumea, directora de Círculo.

"En el puesto de trabajo comienza de nuevo el aprendizaje, por eso el perfil que se requiere es el de un titulado con actitud para un permanente reciclaje". Una clara predisposición para seguir aprendiendo. Las empresas tienen en cuenta el currículo como formación universitaria y las calificaciones académicas, pero, cada vez más, se valoran las potencialidades de los candidatos para adaptarse a las necesidades inmediatas y cambiantes del trabajo que desempeñan.

Por último, Círculo señala que, antes de ser titulado, el estudiante debe conocerse a sí mismo, saber qué le gusta y qué quiere ser. Considerar todas las alternativas de trabajo, privado, público, autoempleo, y analizar la situación del mercado laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1999