Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El proyecto nacionalista causa irritación en Navarra

La decisión del PNV de impulsar una Asamblea de Municipios vascos, en la que estarían integrados los consistorios navarros, ha caído como un jarro de agua fría entre las fuerzas foralistas de Navarra.Y no sólo entre los partidos más reacios tradicionalmente a estrechar los lazos con la comunidad autónoma vasca, como Unión del Pueblo Navarro (UPN). El ex presidente del Ejecutivo navarro y líder de Convergencia de Demócratas de Navarra (CDN), Juan Cruz Alli, -quien impulsó, cuando estuvo al frente de la comunidad foral, el órgano común permanente entre ambas autonomías- no dudó ni un momento en criticar a la formación de Xabier Arzalluz por favorecer las "actitudes frentistas" con su futura Asamblea de Municipios.

A jucio de Alli, iniciativas de ese tipo alientan el "frentismo" que profesan partidos como UPN. El ex presidente foral dijo que los concejales de su formación "lo tienen muy claro: no apoyarán ningún proyecto político que tienda a un proceso de asimilación o incorporación a un proyecto distinto al de Navarra como comunidad diferenciada".

Instituciones legitimadas

El PNV, formación sin representación en la Asamblea foral de Navarra, asegura en el documento aprobado el sábado que el "Parlamento y el Gobierno de Gazteiz representan a las tres cuartas partes de los vascos, por lo tanto son instituciones plenamente legitimadas para hablar en nombre de los vascos ante el mundo". Un apartado que también ha levantado ampollas entre las fuerzas navarristas y entre el resto de partidos que están inmersos en una carrera por subrayar su perfil político e ideológico ante las elecciones autonómicas de junio.Izquierda Unida (IU) de Navarra, formación que decidió recientemente abandonar el Foro de Lizarra, coincidió con Alli en censurar la iniciativa del PNV, porque "este tipo de movilizaciones sólo conducen a exacerbar y polarizar la sociedad navarra", en palabras de su coordinador general, Félix Taberna.

El propio portavoz de UPN en el Congreso de los Diputados, Jaime Ignacio del Burgo, calificó la convocatoria del día 6 como un "claro desafío al orden constitucional" y recordó que "la inmensa mayoría de nuestro pueblo no quiere pertenecer a esa hipotética nación vasca, ni iniciar ninguna aventura secesionista para separarse del proyecto común de España".

Frente a esta avalancha de críticas, el parlamentario de EA en Navarra Fermín Ciaurriz, calificó de "desproporcionadas, inconsistentes, radicales y limitadoras de los derechos de los ayuntamientos" las reacciones contrarias al proyecto del PNV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 1999